Sonoro abucheo a Chaves en Sevilla

 Más de un centenar de trabajadores de la Agencia Andaluza del Agua no cesaron en sus pitos y abucheos durante los discursos y los himnos

El vicepresidente tercero del Gobierno y ministro de Cooperación Territorial, Manuel Chaves, y el alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, han reinaugurado este domingo la Plaza de España tras su restauración integral en un acto institucional que ha sido boicoteado por los pitos y abucheos de más de un centenar de trabajadores de la Agencia Andaluza del Agua.

El acto ha comenzado pasadas las 12,00 horas con un paseo por la exposición fotográfica instalada en la Plaza de España y un recorrido por la misma, en la que se han congregado gran cantidad de ciudadanos, la mayoría de ellos en familia, para asistir al estreno de las barcas de paseo por la ría, recuperada después de muchos años.

A la llegada de Chaves y Monteseirín a uno de los puentes, donde estaba instalada la banda municipal y un atril para los discursos de ambos, más de un centenar de trabajadores de la Agencia Andaluza de Agua allí congregados han protagonizado una sonora pitada, acompañada de gritos y abucheos, que han mantenido durante la intervención de los dos y la interpretación de los himnos de Andalucía y España.

Estos trabajadores, con banderas de UGT, portaban pancartas con mensajes contra la "privatización"y han colgado otra de uno de los balcones en la que se leía: 'Qué queréis hacer con las obras hidráulicas, dárselas a vuestros amigos de Egmasa'.

En su discurso, que apenas se escuchaba ensordecido por el abucheo de la protesta laboral, Chaves ha comenzado dirigiéndose a los "trabajadores de la Agencia Andaluza del Agua y trabajadores de Tussam", a lo que ha transmitido sus "primeras palabras de respeto y comprensión a sus reivindicaciones".

Asimismo, ha agradecido al Ayuntamiento la invitación a dicha reinauguración y ha instado a ciudadanos y administraciones a asumir "la responsabilidad de cuidarla y transmitirla a las generaciones venideras".

Del mismo modo, el primer edil hispalense ha recordado en su discurso cómo la Plaza de España ha sido durante años punto de encuentro cuando "en Sevilla casi no había otro parque"y ha señalado la necesidad de que vuelva a serlo.

Una vez concluido el acto institucional, Chaves y Monteseirín se han desplazado hasta la sede de la Delegación del Gobierno en Andalucía, donde ambos han valorado, en declaraciones a los periodistas, la protesta laboral. "Hay 365 días en el año y en cualquiera de ellos los ciudadanos puedan manifestar sus reivindicaciones y hacer sus propuestas", ha afirmado el vicepresidente tercero del Gobierno.


"Han eligido el peor día"


"Creo que han elegido el peor día, porque es un día para todos los sevillanos, de cualquier condición, clase o ideología, porque se trata de la reapertura de un monumento referente para todos los sevillanos y de los sevillanos para todo el mundo", ha destacado Chaves, quien considera que "por muy legítimas que puedan ser sus reivindicaciones, este tipo de actos le restan credibilidad, legitimidad y parte de la razón que puedan tener".

De igual forma, Sánchez Monteseirín ha lamentado la "protesta de un colectivo que ha querido entorpecer el desarrollo de los actos de inauguración de la Plaza de España, han querido que se note su presencia y lo han conseguido", frente a lo cual ha resaltado que "la inmensa mayoría de ciudadanos que estaban en la plaza querían disfrutar del acto sin una interferencia que, sin duda, se ha producido".

"Tampoco hay que darle más importancia, hemos dado los discursos que teníamos que dar, hemos puesto en marcha las barcas y ahí está la respuesta de la gente", ha añadido el alcalde, quien ha puesto de manifiesto que "la plaza está hecha una hermosura y muchísima gente nos ha ido saludando y felicitando por la recuperación de una joya arquitectónica y sentimental de la ciudad, aunque no se oyera tanto".

Por tanto, aunque ha admitido que "es verdad que se ha interferido en el acto, se ha hecho mucho ruido y no han dejado de gritar ni siquiera durante los himnos ni las intervenciones", ha insistido en que "los ciudadanos ya están disfrutando de la Plaza de España, otra cosa hubiera sido una mala actitud por parte de los ciudadanos, pero era un colectivo que protestaba por una cosa que no tiene nada que ver con la plaza".


Una plaza «menos vulnerable»

En cuanto a la recuperación integral de la Plaza de España, Monteseirín ha destacado que se ha hecho "menos vulnerable"gracias a una obra "ingente", en la que "lo más importante es lo que no se ve". Así, ha precisado que "la ría y los puentes estaban en muy malas condiciones, porque no había mecanismos para evitar las filtraciones", mientras que ahora "es menos frágil y en la propia ría se reutiliza el agua y hay depuradora".

"Está muy bonita, pero lo más costoso y potente es lo que no se ve, espero que sirva para que la Plaza de España, no sólo esté bonita hoy sino durante mucho tiempo al hacerla menos vulnerable", ha reiterado el alcalde, quien ha reconocido que "se podría haber hecho en poco tiempo una obra superficial, un lavado de cara para quedar bien, pero eso sería irresponsable".

Asimismo, ha achacado el retraso en la restauración al ritmo de las escuelas taller de cerámica con las que se empezó el proceso de restauración hace ya varios años, que "no trabajan con la misma rapidez", además de al hecho que se ha realizado una intervención "muy a fondo".

Por último, ha insistido en la necesidad de "conservar y preservar"la Plaza de España, que tendrá que tener "mantenimiento y seguridad", elementos que ha informado de que se pondrán en común en la mesa que se reunirá "para que todo funcione coordinadamente y siga todos los días tan bonita". Por tanto, no ha descartado la posibilidad de que haya una vigilancia especial para la zona por parte de la Policía Local, aunque ha aclarado que "eso se tendrá que decidir en esa mesa, donde se diseñará un modelo definitivo de conservación, preservación y dinamización".


La restauración


Entre las principales novedades estéticas destaca la recuperación de las farolas cerámicas, en las que los ceramistas han reproducido el diseño de fotografías y dibujos de la época en las que se identifican 20 farolas jalonando la balaustrada frontal de la plaza.

La balaustrada también ha sido objeto de su completa recuperación con la reposición de farolas de fundición. Así, se han recuperado 220 metros de balaustrada cerámica, 20 farolas cerámicas, 22 bancos de la plaza, los detalles cerámicos del pavimento perimetral, las 16 farolas de fundición originales y 270 metros de restauración de la balaustrada de mármol.

El proyecto de peatonalización de la avenida de Isabel la Católica, por otro lado, ha supuesto la demolición del vallado del Parque de María Luisa en su fachada a la Plaza de España, así como de la valla que cierra la plaza, y la colocación de dos cancelas de apertura y cierre a la altura de las Torres Norte y Sur. La colocación del monumento a Aníbal González supondrán el culmen de esta intervención.