Los pilares de la sincro con Tarrés

El glorioso pasado, Mengual, y el presente, Fuentes, apoyan a la ex seleccionadora ante las críticas

Las integrantes del equipo de natación sincronizada en la presentación del equipo
Las integrantes del equipo de natación sincronizada en la presentación del equipo

Barcelona- No cicatriza la herida abierta tras la sorprendente decisión de la Real Federación Española de Natación (RFEN) de prescindir de los servicios de Anna Tarrés como máxima responsable del equipo de natación sincronizada. El adiós de la seleccionadora más exitosa de la natación española no dejó indiferente a nadie y ayer, en la presentación del nuevo equipo técnico encargado de llevar las riendas de la sincronizada hasta los Juegos de Río 2016, quedó patente que la división es un hecho. Tarrés cuenta con el apoyo de los pilares del equipo, mientras la RFEN y algunas ex nadadoras no han dudado en verter críticas feroces contra la ex seleccionadora.

Mucho se ha hablado sobre la relación entre Tarrés y Gemma Mengual, una de las grandes artífices de la eclosión de la sincronizada en España y la cara más mediática de este deporte. Mengual sigue sin haber hablado con su ex entrenadora desde que la destituyeron y ha aceptado un cargo en el nuevo cuadro técnico. Argumentos suficientes para pensar que su relación no era buena. Pero Mengual aprovechó precisamente la presentación de ayer para salir al paso de las especulaciones y romper una lanza a favor de Tarrés. «Anna es una persona ambiciosa, creativa e intuitiva. No me gusta este follón, ni el morbo de esta historia, y no creo que sea elegante ni que toque sacar mierda ahora. Hay que quedarse con lo bueno y con lo que hemos aprendido», declaró.

La polémica se ha avivado en las últimas horas, después de hacerse pública una carta de un grupo de ex nadadoras denunciando los métodos de Tarrés. «Sal del agua, gorda, y vete al psicológo», le habría dicho a una nadadora durante un entrenamiento. «No vengas a hacerte la estrecha, si te has follado a todo lo que se mueve», le habría espetado a una nadadora de 14 años. Estas acusaciones figuran entre muchas otras en el escrito, en el que se narra con detalles varios incidentes durante el mandato de Tarrés. «La mayoría de personas que firma la carta no ha estado en la Selección ni ha conocido a Anna», denunció Andrea Fuentes.

El equipo de sincronizada se ha visto envuelto en toda esta polémica y ayer dio la cara tras el acto celebrado en el CAR de Sant Cugat. Como líder del equipo, Fuentes asumió la responsabilidad de dar su versión y defendió el trabajo de Tarrés, a la vez que se mostraba ilusionada con el nuevo equipo técnico. «No queremos que se nos tilde de ovejas que han sufrido bajo la tutela de un dictador, porque nosotras hemos elegido este camino voluntariamente. Sabíamos que para ganar una medalla había que llegar hasta ciertos puntos y lo hemos hecho orgullosísimas. Esto es un deporte de élite y la élite no está hecha para todos», sentenció.

Por último, Fernando Carpena, presidente de la RFEN, intentó esquivar el asunto como pudo: «Por respeto a las que firman la carta, lo mejor es que lo resuelvan los implicados. La Federación está al margen». Se equivoca, la RFEN está en medio de todo.