Las farmacias se plantan ante Sanidad y dejarán de hacer guardias gratuitas

Los boticarios se unirán a la protesta médica del sábado y amenazan con no turnarse para abrir en noches y festivos.

Algunos farmacéuticos se están planteando la posibilidad de exigir a la Administración el pago de las guardias, como sucede en Francia
Algunos farmacéuticos se están planteando la posibilidad de exigir a la Administración el pago de las guardias, como sucede en Francia

Madrid- Los intentos desesperados del Ministerio de Sanidad para edulcorar la protesta sanitaria de este sábado contra el tijeretazo han caído en saco roto. Ni las muestras de extrañeza que trasladó el número dos de la ministra, José Martínez Olmos, a los representantes de los médicos por la participación en la concentración de los boticarios, ni la llamada a la calma que lanzó Trinidad Jiménez a la presidenta del Consejo General de Colegios Farmacéuticos, Carmen Peña, parecen haber surtido efecto alguno. Al final, habrá manifestación a las puertas de Sanidad, en el madrileño Paseo del Prado. Y, como adelantó este periódico, será histórica, pues por vez primera en los últimos quince años facultativos y boticarios irán de la mano contra un Ejecutivo. Los primeros lamentan la rebaja del 7 por ciento de su salario y, en el fondo, la desidia ministerial. Los segundos alertan de la muerte de 8.000 farmacias por culpa de los «mordiscos» aplicados a sus beneficios.Desmarcándose claramente de las directrices de su Consejo General, partidario desde hace años de una política de paños calientes con los diferentes Gobiernos, los Colegios de Madrid, Valencia y Castellón se decantarán estos días en asamblea por plantar batalla y participar en la concentración junto a organizaciones como la CESM, las sociedades científicas o los decanos. Pero hay más. Los farmacéuticos «rebeldes» se están planteando incluso la posibilidad de exigir a la Administración el pago de las guardias, como sucede en Francia, y ya han pedido una entrevista con la Federación de Municipios y Provincias. Dicho de otra forma: si persisten los recortes contra el sector por parte del Gobierno, las boticas de parte de España dejarán de hacer guardias gratuitas y echarán el cierre al finalizar el preceptivo horario laboral, sin excepciones, según fuentes farmacéuticas. El precio de una guardia urbana, día y noche, ronda los 158 euros; el de una rural alcanza los 163 euros. Los boticarios también empapelarán hoy sus oficinas con carteles críticos con el Ejecutivo.

Los recortes serán explicados a los ciudadanosEl cartel con el que los farmacéuticos empapelarán hoy sus establecimientos es especialmente duro contra el Gobierno:- Recuerda que los «recortes sociales por decreto» afectan a «pensiones, funcionarios, dependencia, la ayuda para el bebé y medicamentos».- Denuncia los efectos lesivos sobre las boticas, como los mil despidos en las farmacias de Madrid.- Desmiente a la ministra y alerta de que la financiación de la Sanidad se encuentra en quiebra.