José Mercé a las puertas de Palacio

El cantaor abre el ciclo flamenco de los Jardínes de Sabatini en el que también actuarán artistas como Morente o Arcángel.

Mercé durante un concierto en el último festival La Unión
Mercé durante un concierto en el último festival La Unión

El quejío del cantaor José Mercé acariciará de nuevo la fachada del Palacio Real de Madrid. Aunque él es más de conciertos a cubierto («para cantar no hay nada como un teatro. Te sientes más arropado y a gusto, la gente no va a toma una cerveza ni a pasárselo bien», confiesa muy bajito), no falta a su cita flamenca en los Jardines de Sabatini, dentro de la programación de Veranos de la Villa, que va ganando solera agosto tras agosto.

Viene Mercé con el regusto de haberla montado en el festival de La Unión, Murcia, una catedral del cante que está ahora de aniversario. Y es que su voz es capaz de convencer a los entendidos y de vencer al mercado. Ostenta el récord de ser el flamenco que más discos ha vendido gracias a su álbum «Aire». Pero Mercé también fue un pionero cuando consiguió que las puertas del Teatro Real se abrieran a lo jondo: «El flamenco es igual de importante que todas las músicas, por qué no va a estar en el Real y en el Liceo», argumenta él que ha actuado en ambos. Sus versiones de temas populares y su forma de entender esta música han facilitado «que los jóvenes entraran en el canasto del flamenco», aunque, a cambio, «me han llovido muchos palos», comenta como hablando de algo muy lejano. El menú para su público madrileño será sencillo, pero no por eso menos efectivo: «Los temas clásicos y básicos del flamenco, más unos cuatro cinco de mi nuevo trabajo y lo que me pidan».


La nana de Miguel Hernández
Se sacará así la espinita de su último concierto en La Zarzuela, donde avanzó temas de «Ruido» cuando todavía no había podido salir a la venta por un retraso imprevisto. Podremos degustar el tema que da nombre al disco, «una bulería con una musicalidad muy compleja», su versión de «las nanas de la cebolla», del poeta Miguel Hernández; «Contigo», «una canción-canción, aunque suena a flamenco porque sale de mi boca», explica, y algunos fragmentos más de «este álbum de guitarra y voz, pues lo hemos elaborado tal y como a la gente le gusta escucharme: sólo ante el peligro», explica. De esta forma sólo contará con la ayuda de Moraíto, su guitarrista, sobre el tablao.

Los aficionados que le siguen ya saben que, aunque se trate de un espacio abierto, su estilo será igual de pulcro, tal y como él entiende este arte: «Cantar es una cosa y gritar es otra para eso están los fruteros. Cantar es modular, hacerlo con sabor y con gusto. Es como el toreo: no me gusta el que da doscientos pases, sino el que te ofrece media y se te queda grabado. Así que no me vale el que tiene mucha voz, pero no transmite nada. Me quedo con un quejío de Fernanda de Utrera, que parece que no va llegar. El flamenco no es sólo voz, ni un pentagrama, pues la misma letra cantada dentro de diez minutos suena diferente. Por eso, nunca se acaba de aprender», concluye a modo de lección de gran maestro.

Como es sensible a los ruidos del público sabe que «no puedo dejar el escenario sin cantar "Aire"o "Al alba"», ya uno de sus clásicos aunque lo tomó prestado a Aute. «Yo lo quería grabar para su disco homenaje "Mira que eres canalla", pero Luis Eduardo pretendía que nadie lo tocase. Cuando escuchó la prueba dijo que aquello no iba a ningún sitio, pero al día siguiente me llamó para insultarme y advertirme que le había robado el tema para siempre, que ya no lo iba a volver a cantar», comenta orgulloso.

Mientras, Mercé sigue soñando con grabar su propia antología del flamenco, a la que todavía no acaba de dar forma: «Estoy en ello, sin ayuda de nadie, pero espero que acabe por salir adelante. Hay tantos palos y tipos diferentes de cante que incluiré solamente aquellos que pueda abarcar. Es un trabajo muy complejo, de romperme mucho la cabeza. Eso sí, no pretendo que sea didáctica, eso ya se ha hecho, además, no me voy a someter a ningún examen a esta edad», termina.


Madrid, capital jonda
No había terminado Suma Flamenca cuando Miguel Poveda actuaba en los Veranos de la Villa. En el mismo ciclo que Mercé comparecerán también Enrique Morente (13 de agosto), Eva Yerbabuena (15), ARcángel (18), José Menese (19) y Mayte Martín (20), entre otros. Por no olvidar el festival Flamenco Casa Madrid, ni los conciertos del San Juan Evangelista. Ya lo dice Mercé: «Madrid es la capital del flamenco, organiza más festejos que el resto de España junta».