Fabra pide a Blanco y Rajoy que apoyen por escrito la defensa del Corredor

Por escrito, que las palabras se las lleva el viento. Así debe ser el apoyo al Corredor Mediterráneo que exige la Generalitat valenciana tanto al líder del PP, Mariano Rajoy, como al ministro de Fomento, José Blanco.

El presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, se reunió ayer con la consellera de Infraestructuras, Isabel Bonig
El presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, se reunió ayer con la consellera de Infraestructuras, Isabel Bonig

La consellera de Infraestructuras, Isabel Bonig, aseguró ayer tras mantener una reunión con el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, que el Consell solicitará a Rajoy que incluya en su programa electoral esta infraestructura y al ministro Blanco, que deje constatada su preferencia y presente un plan de inversiones y actuaciones.

Aunque Bonig insistió en que todas las autonomías tienen derecho a defender lo que creen más beneficioso para sus ciudadanos, en referencia a Castilla- La Mancha, Extremadura y Madrid que han iniciado una campaña en favor de que Bruselas financie el Eje central, dejó claro que hasta ahora el único que ha afirmado que ambos ejes son compatibles es el ministro Blanco. Sin embargo, ayer la portavoz del PP en el Congreso, Sáenz de Santamaría, realizó esta misma reflexión.

Preguntas sin respuesta

Saber si esto quiere decir que el Gobierno no dará prioridad al Corredor Mediterráneo sobre el Central o si Bruselas tiene suficiente presupuesto para invertir en ambos proyectos son ahora las principales incógnitas. De momento, Bonig no aclaró esta cuestión y únicamente insistió en que la Generalitat seguirá defendiendo la necesidad de poner en marcha el Corredor Mediterráneo. Eso sí, fue tajante a la hora de señalar que si finalmente el trazado que afecta a la Comunitat no queda incluido como una red de transporte prioritaria, el culpable será el Gobierno de Zapatero.

Tras estas declaraciones, el secretario general del PSPV y síndico socialista, Jorge Alarte, emitió un comunicado en el que instó al presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, a que anuncie si el programa electoral del PP contemplará esta infraestructura. También le solicitó que aproveche la reunión que mantendrá mañana con su homólogo murciano, Ramón Luis Valcárcel, para desautorizar a la número dos del PP y presidenta manchega, María Dolores de Cospedal, así como al resto de jefes autonómicos.

Remarcó que el candidato socialista a la presidencia del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, sí que ha anunciado que lo incluirá en el programa electoral.
El secretario general del PPCV, Antonio Clemente, criticó que Alarte haga esta reclamación después de que los socialistas hayan votado en contra en tres de las cinco iniciativas parlamentarias que recogían la defensa de esta obra como prioritaria.

Facilitar el urbanismo

Bonig repasó junto al presidente Fabra los temas prioritarios de la Conselleria que dirige. Afirmó que en un plazo máximo de año y medio se presentará un texto refundido de todas las leyes urbanísticas para simplificar y facilitar el proceso urbanístico. La medida ya la inició su antecesor en el área de Territorio, Juan Cotino. Bonig dijo que se seguirán los mismos criterios y que la complejidad del texto es lo único que ha provocado este retraso.
También avanzó la aprobación de una Ley de Actividades Estratégicas para facilitar la llegada inversiones, y por tanto, empleo, a la Comunitat.