Fórmula 1

El desquite de Bolt

Después de la decepción por su salida nula en los 100, Usain Bolt dio un espectáculo en el doble hectómetro y lanzó varios mensajes. A los que dudaban de su estado de forma les contestó con una marca de 19,40, la cuarta mejor de todos los tiempos.

 
 

Y a los que critican su manera de actuar antes de competir, su aparente falta de concentración, les dijo que él es así. Pese a su histórica salida nula el pasado domingo, el atleta jamaicano no cambió sus hábitos: chocó el puño con la chica que le dio el dorsal, saludó al público, hizo el arquero, pidió silencio, se rió... Todo eso antes de sonar el disparo.

Sólo en ese momento llegó su única medida de precaución: fue el más lento en la reacción, el último en salir de los tacos. No necesita arriesgar, va sobrado. A partir de ahí no se guardó nada, al contrario de lo que hace otras veces. «Corrí mucho para pedir perdón a los aficionados», dijo después. A tope desde el principio, salió de la curva el primero y así se quedó hasta cruzar la meta, con la mirada puesta en el marcador para ver la marca y con los dientes apretados. Por detrás entraron el estadounidense Dix (19,70) y el joven francés Lemaitre, la esperanza blanca, que corrió más rápido que nunca (19,80). El trabajo se acabó y entonces volvieron los juegos con los fotógrafos, los gestos, los besos a la cámara... El «show» del hombre más rápido del planeta.

SUS RÉCORDS
9.58 en los 100
19.19 en los 200
SU PALMARÉS
4 veces campeón del mundo y 2 veces subcampeón
3 medallas de oro en losJJ OO de Pekín
mejores marcas en la historia de 200
19.19 Bolt (20/8/09)
19.30Bolt (20/8/08)
19.32 M. Johnson (1/8/96)
19,40 Bolt (3/9/11)


Olmedo, por poco
Manuel Olmedo tuvo la final soñada, a ritmo de 3:36, pero le faltó un pelín de fuerza para lograr una medalla. Fue cuarto, un puesto que le deja un sabor agridulce. «Ahora estoy dolido, pero en frío lo valoraré más», analizó. Es el mejor resultado del 1.500 español en un Mundial en los últimos doce años. Ganó el keniano Kiprop, por delante de su compatriota Kiplagat y del estadounidense Centrowitz.