Rajoy dispuesto a pactar hasta el 20-N por la estabilidad de España

Primera reunión de Mariano Rajoy con su «núcleo duro» para definir el arranque del curso político después del parón estival y primeras decisiones estratégicas. Los «maitines» –con la secretaria general, los portavoces parlamentarios y el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón– celebrados en Toledo sirvieron para ratificar una hoja de ruta que se sostiene en tres objetivos: mantener centrado el debate político en la economía, no entrar en ninguno de los «trapos» que le coloque delante el PSOE y movilizar al electorado con una intensa actividad de partido que liderará en primera persona Rajoy.

La cúpula del PP se reunió ayer en Toledo
La cúpula del PP se reunió ayer en Toledo

El PP dice que está dispuesto a seguir llegando a acuerdos con el PSOE de aquí a las elecciones «si son buenos» para el interés nacional, «como es el caso de la reforma constitucional para limitar el déficit». Pero también advierte de que la economía será inevitablemente el tema central de la confrontación electoral. «El Ejecutivo socialista lo único que ofrece a los españoles, y en concreto a la juventud, es o contratos precarios o la emigración», sentenció ayer la secretaria general, María Dolores de Cospedal.

Dentro de su guión electoral, el PP no se ha dado margen para jugar en público a amagar sin dar en el debate sobre si subida de impuestos a los ricos sí o no, porque el programa con el que se presentará a las urnas el 20-N no deja espacio para ello. El objetivo de generar confianza en torno al proyecto de Rajoy se impone sobre las necesidades autonómicas y locales actuales de cada uno de sus gobernantes.

El comité de dirección popular ratificó, sin discusión interna, la decisión de no abundar en el populista eslogan socialista del castigo a los más ricos con el argumento de que es «pura demagogia» que sólo esconde «un nuevo engaño» del PSOE a la opinión pública.

Cospedal quiso destacar, además, que el PP va a seguir presentando propuestas y va a plantear un «diálogo abierto constante» con la sociedad española para presentar «un programa electoral de respuestas, con contenido y con un programa para ayudar a España a salir de la crisis», informa Ep. Así recordó que el 9 y el 10 de septiembre tendrá lugar en Canarias el primer foro del PP sobre empleo y bienestar social. Posteriormente habrá otro sobre pymes y autónomos en Madrid, sobre la racionalización de las administraciones públicas y la necesidad de ser austeros con los gastos públicos, en Zaragoza, y sobre educación, que tendrá lugar en Madrid.

Y mientras, Mariano Rajoy no ha dado aún luz verde al debate sobre las listas con las que se presentará a las elecciones del 20-N. Ya es tradición en su manera de liderar el partido la decisión de apurar los plazos y poner sordina al inevitable pulso interno por estar en su candidatura. Pero pese a ese silencio oficial, en su entorno ya adelantan que no esperan demasiadas sorpresas porque éstos no son tiempos de golpes de efectos ni de pirotecnia, sino de políticas.

Rajoy también calla sobre quiénes podrían estar en su Gobierno, pero también sus personas de máxima confianza, aquellos que más le conocen, se atreven a anticipar que tampoco en esto hará piruetas si gana las elecciones. Rajoy se rodeará de un equipo político, en el que prime la solvencia profesional sobre la ideología. El vicesecretario de Comunicación, Esteban González Pons, adelantó ayer, en la Cope, que en un Gobierno de Mariano Rajoy tendrían cabida independientes.