Ciclismo

ANÁLISIS: Un Tour desde los Pirineos por Carlos SASTRE

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

- ¿Resulta extraño vivir un Tour por televisión?
–Tras disputar diez ediciones ininterrumpidas, es extraño estar haciendo la maleta para partir hacia Austria en lugar de Francia. Pero así es la vida y algún día tenía que ser. En cualquier caso, se me hará extraño este julio, en el que además de correr algunas pruebas y entrenar para seguir el plan de preparación de la Vuelta, seguiré la ronda francesa como espectador.

- ¿Es Contador el único favorito?
–Se presenta una edición dura tanto por sus dificultades orográficas como por el calor y, sobre todo, por la competitividad de los que aspiran a la victoria o a un sitio de honor. Va a ser una edición muy abierta, aunque tenga en Contador un favorito indiscutible. Hay un plantel de corredores que se lo van a poner muy difícil.

- ¿Le pesará el Giro?
–Curiosamente, frente a la opinión generalizada de directores y de rivales, que le señalan como favorito, Alberto es quien se muestra más cauto, advirtiendo que no va a ser un mano a mano entré él y Andy Schleck. Sin duda, debe pesar en su prudencia el desgaste realizado en el Giro y que le puede pasar factura en la tercera semana, que es la más exigente, con las tres etapas alpinas y la contrarreloj. Sus adversarios se presentan más frescos y son muchos: Schleck, Evans, Basso, Wiggins, Brajkovic, Horner, Tony Martin, Leipheimer...

- ¿Le favorece el recorrido?
–Teniendo en cuenta que la alta montaña no llega hasta la duodécima etapa y que no hay bonificaciones, el primer líder consistente saldrá de la crono por equipos de la segunda etapa. RadioShack y Leopard parecen más potentes que el Saxo Bank para esta prueba y en los 23 kilómetros pueden obtener alguna renta sobre Contador. Eso en parte no es malo, porque le puede permitir correr a la defensiva y sin desgastar mucho al equipo hasta los Pirineos, donde empezará el Tour para él.


Carlos Sastre
Ganador del Tour 2008