En Mercasevilla «iban a trincar»

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Probablemente nadie ha definido mejor que el fiscal Anticorrupción el intento de soborno a dos empresarios en Mercasevilla: «Iban a trincar, a robar a los empresarios, y eso no lo podemos permitir», dijo al jurado en su informe final. Sus palabras resumieron de manera clara unos hechos que arrancaron en diciembre de 2008. Casi cuatro años después, un jurado popular declaró ayer culpables a tres de los acusados por la petición de comisiones en el mercado de abastos sevillano: el ex delegado de la Consejería de Empleo en Sevilla Antonio Rivas, el ex gerente del mercado Fernando Mellet y el ex director adjunto Daniel Ponce. La cuarta procesada, Regla Pereira, fue absuelta.

Más allá de los legítimos recursos que presenten los condenados y de la pena que les caiga, este juicio ha demostrado que en la Consejería de Empleo de la Junta de Andalucía se ha dilapidado el dinero sin los mecanismos de control mínimos exigibles y con la discrecionalidad admitida por Antonio Fernández, máximo responsable de ese departamento entre 2004 y 2009. Frases como «la Junta colabora con quien colabora» o reclamar la mordida en un «maletín olvidado en un despacho», muestran que la corrupción se instauró durante demasiado tiempo en las dependencias autonómicas.

La sociedad no debe permanecer impasible ante los corruptos. El jurado así lo ha entendido y ha trasladado un mensaje claro que la clase política andaluza tiene que escuchar.