Ana García-Siñeriz: «La televisión nos convierte en tópicos»

Ana García-Siñeriz
Ana García-Siñeriz

-«Esas mujeres rubias». El título de su novela sugiere algo glamouroso...-Pues no va la cosa por ahí. Es una novela de emociones intensas, traiciones y despedidas.-Es una mujer rara: esas cosas no se esperan de usted...-Sí, soy muy rara, mucho más rara de lo que usted cree.-Y tampoco parece que tenga mucho que ver con la imagen que de usted ha dado la tele...-La televisión nos convierte en tópicos, en estereotipos. Y a mí me sienta fatal ser un tópico, porque no soy nada tópica ni típica.-¿Quién demonios es usted?-No lo sé, pero me voy enterando. Y mientras me entero, vivo.-Habla de emociones intensas. ¿Qué sabe de eso?-Quizá nada o poco, pero me las imagino. Es lo que hace un escritor, ¿no? Imaginar y exagerar.-Habla de traiciones. ¿Cuál no perdona?-Perdono todo, es una cuestión de carácter.-¿También las infidelidades?-Si dices que las perdonas, te las colocan ya, así que mejor no digo nada.-Habla del fracaso matrimonial. ¿Qué nos lleva a él?-El casarse por casarse, que lo hace mucha gente. Es algo estúpido.-Perdone, pero ¿ha escrito usted toda la novela?-Sí, ja, ja, ja. Absolutamente toda, para bien y para mal.-¿Se la habrían publicado si no trabajara en la tele?-Probablemente me hubiera costado muchísimo más publicarla. Ahora llega la gran prueba: que me lean sin prejuicios.-Dicen que las rubias son más agresivas y por eso alcanzan puestos más altos...-Ya, el poder rubio. Yo soy castaña, pero morena de alma. Me gustaría ser rubia de espíritu.-El Pocero ha vendido su yate. ¿Qué se ha recortado usted?-La ropa. Compro menos ropa.-Se habla otra vez de la mala influencia de las mujeres en los deportistas...-No es para tanto. Ahora va a resultar que le van a meter presión a Sara Carbonero cuando vaya por la banda. Para algunos, parece que la culpa de todo la tenemos siempre las mujeres. Y no.-Cada jugador se va a llevar 600.000 euros de prima si España gana...-Me parece un poco exagerado, pero el mundo del fútbol es así.-Y además, el triunfo de la roja puede salvar al rojo.

Con firma propiaProfesión: periodista.Nació: en 1965 en Oviedo.Por qué está aquí: ha publicado su primera novela,«Esas mujeres rubias» (Planeta)