Los bosques de la Comunidad bajo un seguimiento permanente

La Consejería de Agricultura y Agua aplica un novedoso sistema de seguimiento permanente del estado de los bosques murcianos, realizado desde una perspectiva ecosistémica.

La imagen muestra un rodal de pinos atacados por «Tomicus destruens» tras una granizada
La imagen muestra un rodal de pinos atacados por «Tomicus destruens» tras una granizada

Murcia- Dicho sistema está basado en una red de puntos donde se registran datos de precipitación y temperatura, crecimiento y estado de salud de los árboles, biodiversidad y complejidad de la comunidad de insectos forestales.
El director general de Patrimonio Natural y Biodiversidad, Pablo Fernández, destacó que este procedimiento «permite mantener a raya las plagas», y apuntó que su departamento «realiza permanentemente acciones correctivas de los daños forestales contra la procesionaria del pino, insectos perforadores o la grafiosis del olmo».
Otra enfermedad muy extendida en la Región de Murcia, Andalucía Oriental y Comunidad Valenciana es la conocida como fisiopatía del pino carrasco, cuya causa se desconocía. Recientemente, técnicos de esta Dirección General han identificado el agente patógeno ‘Phytoplasma pini', lo que «abre la puerta a futuros métodos de control», añadió el responsable autonómico.
Los resultados de este nuevo sistema de seguimiento se harán públicos a través de la web de la Consejería, aunque Pablo Fernández adelantó que «se ha detectado un incremento general del crecimiento del arbolado, paralelo al aumento de los valores de biodiversidad máxima, así como una mayor complejidad de la comunidad de insectos forestales». Otras comunidades autónomas se han interesado por este novedoso sistema, y los técnicos de la Consejería les están prestando el asesoramiento necesario.

Control de especies alóctonas
El director general destacó asimismo que su departamento realiza prospecciones de especies de cuarentena con implicaciones forestales, como el nematodo del pino y el chancro resinoso del pino. Esta labor se lleva a cabo en colaboración con el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona) y la Dirección General de Modernización de Explotaciones y Capacitación Agraria. Dichas prospecciones se realizan en masas forestales y zonas de riesgo como el entorno de viveros, industrias de la madera y puertos marítimos.
La Dirección General de Patrimonio Natural y Biodiversidad también participa en estudios sobre el vector del nematodo del pino, en colaboración con el Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, otras comunidades autónomas y universidades, con el objetivo de conocer aspectos de su biología que sirvan para controlar la eventual dispersión de este patógeno en España.