Los profesores presionan a los padres para que acepten la jornada continua

VALENCIA- Si no había suficiente con la reivindicaciones de los profesores y los centros escolares, los padres valencianos también comienzan a movilizarse. Ahora, se han puesto en pie de guerra.

Según ha podido saber LA RAZÓN, varios grupos de docentes de los colegios públicos valencianos están intentando convencer a los progenitores de las «maravillas» de la implantación de la jornada continua en Educación Infantil y Primaria.

De esta forma, los alumnos solo acudirían al centro escolar por la mañana, dejando en manos de los padres cómo entretienen a sus hijos el resto de la tarde.

Si embargo, las Asociaciones de padres y madres de alumnos (Ampas) ya han mostrado su rechazo a esta medida que se incluye dentro de las posibles modificaciones del calendario escolar.

Según el responsable del área reivindicativa de la Confederación Valenciana de Asociaciones de Padres de Alumnos (Covapa), Joaquín García, estas reuniones se están dando, con mayor frecuencia, en las localidades alicantinas limítrofes con Murcia. Esta autonomía es una de las que aplica este horario lectivo, por lo que los docentes alicantinos pretenden imitar esta iniciativa.

Para García son dos los principales problemas que supone la implantación de este tipo de jornada. En primer lugar, peligran la realización del comedor y de las actividades extraescolares. Finalizar las clases, por ejemplo, a las tres de la tarde, supone crear problemas en la organización de los colegios para que puedan desarrollar estas acciones tan necesarias. Asimismo, también plantea que esta medida puede perjudicar a aquellos alumnos, cuyas familias carezcan de recursos o se encuentren en situaciones problemáticas.

Covapa alerta de que este tipo de horario, que deja a los más pequeños sin clases por la tarde, favorecerá desigualdades ante las bajas ayudas que existen para la conciliación laboral.

No obstante, fuentes consultadas por este periódico aseguraron ayer que, aunque se contempla la implantación de esta jornada, la Conselleria solo aprobará esta medida si es ratificada por la mayoría de los padres a través de un referéndum.