Gadafi se atrinchera en Trípoli tras perder el control de Misurata y Tobruk

El mandatario libio, Muamar Gadafi, ha perdido el control de las ciudades de Misurata (noroeste) y Tobruk (noreste), después de que los manifestantes antigubernamentales se hicieran con Benghazi (noreste), bastión de las revueltas populares pro democráticas, según informa la cadena Al Yazira.

En Misurata, los opositores han tomado las riendas con el apoyo de los efectivos militares allí desplegados, que han emitido un comunicado, divulgado por Internet, en el que expresan su respaldo a la población.

De la misma forma, en Tobruk, Suleiman Mahmoud, el general al mando en esta ciudad, ha anunciado el cambio de lealtades de las tropas a su cargo. "Estamos del lado del pueblo. Antes estábamos con él (Gadafi), pero la situación ha cambiado: es un tirano", explicó.

El corresponsal de la televisión panárabe en la zona ha confirmado estas versiones, al indicar que a su entrada en Libia por Egipto no ha advertido la presencia de policías o militares en los puestos de control fronterizos en Tobruk.

Al parecer, la ciudad de Al Baida (noreste) estaría en la misma situación, aunque la información al respecto es contradictoria porque pese a la aparente ausencia de las fuerzas de seguridad, mercenarios al servicio de Gadafi continúan patrullando sus calles en busca de opositores.

Horas antes, Benghazi se deshacía del control gubernamental y caía en manos de comités populares. Miles de personas han celebrado la victoria en este puerto mediterráneo portando banderas de la época anterior a Gadafi y repartiendo zumos y aperitivos a los vehículos que pasaban por la zona, que han hecho sonar sus bocinas.


Últimas horas como líder


Por otra parte El ministro de Defensa francés, Alain Juppé, ha afirmado este jueves que confía en que el dirigente libio, Muamar Gadafi, esté viviendo "sus últimos momentos como líder", después de la violenta represión emprendida por las fuerzas leales al régimen contra las manifestaciones opositoras.

En una entrevista a la emisora France Inter, Juppé ha defendido la imposición de sanciones contra Libia y no ha descartado que entre los afectados por estos castigos se incluya al poderoso sector petrolero libio. Tanto Francia como Alemania abogan en el seno de la UE por la posible imposición de sanciones, frente a otros países como Italia que advierten de posibles problemas en el suministro de petróleo y gas.

El Gobierno francés ha enviado a Libia esta semana aviones para repatriar a sus ciudadanos. Desde el inicio de este despliegue, entre 500 y 550 personas han sido repatriadas, según datos confirmados por Juppé. Otros 200 franceses, sin embargo, se han negado a abandonar Libia y permanecen allí.


Recompensas para los «traidores»

El Comité General Popular para la Seguridad Pública de Libia ha lanzado este jueves un llamamiento a los manifestantes para que entreguen las armas y ha ofrecido recompensas a quienes informen sobre los líderes de estas revueltas.

"Quien entregue su arma y se arrepienta estará exento de ser perseguido judicialmente", ha declarado el organismo, en un comunicado leído por un militar en la televisión estatal. El Comité ha instado a todos los ciudadanos a "cooperar e informar"sobre las personas que "lideran a los jóvenes o les suministras equipos o drogas alucinógenas", y ha ofrecido a estos colaboradores una "recompensa económica".

Las fuerzas libias leales al régimen de Muamar Gadafi han reprimido de forma violenta las manifestaciones opositoras que reclaman la salida del dirigente. Gadafi ha perdido el control de parte del país, especialmente en la zona este de Libia, donde se encuentra la segunda mayor ciudad del país norteafricano, Benghazi.