Los sindicatos presionan a la Generalitat con encierros

Ocupan edificios oficiales, aunque algunos fueron desalojados

Valencia- Ya lo advirtieron, y lo están cumpliendo. Las organizaciones sindicales mostraron desde el principio su total rechazo al decreto-ley de medidas de ajuste aprobado por la Generalitat, que reduce a 25 horas semanales la jornada de los interinos, y de forma proporcional su salario.

En la reunión que mantuvieron ayer los cuatro principales sindicatos (UGT, CCOO, CSI·F e Intersindical Valenciana), dentro del calendario de protestas, acordaron empezar de manera inmediata con encierros de 24 horas en diferentes edificios públicos de las tres provincias, «como medida de presión».

La protesta resultó, aunque no del todo, ya que los sindicalistas fueron desalojados de algunos de los edificios ocupados, como por ejemplo, de la Torre de la Generalitat y el Palacio de la Justicia en Alicante, y del Ivadis, la Ciudad de la Justicia y la Conselleria de Educación en Valencia.

En estos inmuebles, poco antes de las ocho de la tarde, hora de cierre de estos organismos, todos los sindicatos fueron desalojados, bien por la Guardia Civil, y por orden de la Delegación de Gobierno, o por la Policía Nacional.

Triunfo parcial
En cambio, la medida sí que triunfó en otros puntos, como la secretaria autonómica de Administración Pública, donde han pasado la noche doce personas, la Casa dels Caragols de Castellón y la Conselleria de Bienestar Social. En total, unas 40 personas.

El presidente de la Junta de Servicios Centrales, Adel Francés, explicó que simplemente estaban ejerciendo su derecho a la protesta de forma pacífica y se mostró satisfecho de que les permitiesen efectuar la protesta en algunos puntos.

Para CCOO, esta medida manifiesta el rechazo a la imposición por la vía legislativa de medidas para la reducción del déficit, que afectan a los servicios públicos que recibirán los ciudadanos y a quienes los prestan.

Fuentes del sindicato aseguraron que son conscientes de la necesidad de aunar esfuerzos para salir de la crisis, pero «sin perder derechos de ciudadanía y derechos de negociación».

Por su parte, el secretario general del PSPV, Jorge Alarte, afirmó que el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, quiere dar un «nuevo hachazo» a la enseñanza pública reduciendo las plantillas de Infantil y Primaria, e incrementando el horario lectivo de 18 a 21 horas en Secundaria.

Así lo manifestó después de reunirse con representantes de los principales sindicatos educativos de la Comunitat con los que se comprometió a «continuar defendiendo los derechos de profesores, maestros y trabajadores públicos».


Primera reunión sobre los ICO
El conseller de Economía, Máximo Buch, y el presidente del Instituto Valenciano de Finanzas, Jorge Vela, mantuvieron ayer el primer encuentro con el secretario general del Tesoro Público, Iñigo Fernández de Mesa, para abordar el asunto de los famosos préstamos del Instituto de Crédito Oficial. Según fuentes de la Conselleria, fue una primera toma de contacto en la que se explicaron las condiciones de los créditos y Buch y Vela plantearon la cifra que necesita la Comunitat, que ronda los 4.000 millones.