Un despacho en la habitación número 36

Aguirre recibirá hoy el alta médica, después de un día lleno de visitas y en el que no paró de trabajar

Aguirre volvió a recibir numerosos mensajes de apoyo y cariño a través de las redes sociales
Aguirre volvió a recibir numerosos mensajes de apoyo y cariño a través de las redes sociales

MADRID- Ya está de pie, se mueve de un lado para otro y, sobre todo, no se despega del móvil. Esperanza Aguirre espera recibir el alta médica hoy, después de la rápida recuperación de la operación a la que sometió el lunes en la que le extirparon un tumor localizado en el pecho; pero hasta entonces, la presidenta ha trasladado su «centro de operaciones» a la habitación número 36 del Hospital Clínico San Carlos. Rodeada de flores, familiares y amigos, la jefa del Ejecutivo autonómico quiso ponerse al día de la actualidad desde primera hora de su segundo día de ingreso tras la intervención. Aunque su verdadero despacho está en la calle, Aguirre quiso recibir noticias y ánimos de un gran número de consejeros y compañeros de partido que fueron ir a visitarla. Por segundo día consecutivo, su «número dos» y «mano derecha», Ignacio González, acudió a verla. «Está francamente bien», declaró a su salida del centro. Francisco Granados, consejero de Presidencia, Justicia e Interior y secretario general del partido en Madrid, también quiso ir a ver a la «jefa». «Estamos pensando en extirparle ahora el móvil. No hace nada más que hablar por el móvil», afirmó Granados a su salida del hospital. Otra de las visitas del día fue la de Alberto Ruiz-Gallardón, que quiso resaltar la «fortaleza, coraje y voluntad» de la presidenta.

Aguirre aprovechó cada minuto con sus compañeros para preguntarles sobre la ciudad, la comunidad y el partido. «No se le escapa nada», comentaban a la salida. Así sucedió también con Mariano Rajoy y María Dolores de Cospedal, que quisieron comprobar ayer en «primera persona» su evolución favorable.

El presidente de los populares comentó, en una conversación informal en el Congreso, que había visto a la presidenta muy bien y muy animada por el buen resultado de la intervención quirúrgica. Ya camina, no deja el móvil descansar, y con Rajoy habló de política, según éste confesó, sin entrar en más detalles, salvo el de que la presidenta le enseñó una imagen del accidente que los tuvieron en un helicóptero a finales de 2005.

El líder popular sí confirmó que volverá al trabajo pronto para «seguir haciéndolo tan bien como siempre». Tanto Rajoy como Cospedal destacaron que la presidenta madrileña no solo no necesita que nadie le dé ánimos, sino que es ella la que está dando ánimos y subiendo la moral a los demás.


Arropada por sus compañeros
«En pocas fechas ya estará al frente de la Comunidad haciéndolo tan bien como siempre»
Mariano Rajoy
«Está bien, ha pasado muy buena noche y está animada y andando. Está todo, la verdad, muy bien»
Ignacio González
«Está, una vez más, dando una lección de coraje. La admiro por su fuerza y voluntad»
A. Ruiz-Gallardón