Libros

Rosauro Varo el conquistador

Amaia Salamanca se une a la extensa lista de romances del empresario. «Están enamorados», defienden sus amigos

Varo (izda.) y la actriz (drcha.) se conocieron a principios de agosto
Varo (izda.) y la actriz (drcha.) se conocieron a principios de agosto

Hay amores que se enfrían con la llegada del otoño, pero éste no va a ser el caso de la pareja sorpresa del verano. El calor, los fiestones varios y el buen rollo del estío provocan los acercamientos con derecho a roce y con seguridad el romance de Rosauro Varo y Amaia Salamanca ocupará casi tantos titulares y portadas de las revistas del «cuore» durante las próximas semanas como Íker Casillas y Sara Carbonero. La relación del empresario y la actriz ha pillado a muchos de sopetón, sobre todo porque pocos entienden que la Cata española tenga un gusto tan diferente en la vida real que en la pantalla. El Duque poco o nada tiene que ver con el rubio de oro que ha conquistado a la protagonista de «Sin tetas no hay paraíso». Pero lo ha hecho y, según afirman algunos amigos de los novios de moda: «Se llevan fenomenal. Están bien juntos y muy enamorados. La historia entre ellos va para largo».

Rosauro Varo es íntimo amigo de Alonso Aznar y los hermanos Medina, Rafael y Luis. Con los hijos de Naty disfruta del verano ibicenco desde hace ocho años –antes era El Puerto de Santa María su refugio–, donde no perdona una fiesta. Precisamente, fue en una de ellas, en la que celebró un conocido abogado a primeros de agosto, donde se conocieron. Mientras Fonsi Nieto –también de la pandilla, igual que Javier Hidalgo, Colate y Muñoz Escassi– se convertía en improvisado dj, el empresario arrancó las carcajadas de la intérprete y disfrutó junto a ella de una noche plagada de bailes . Dicen que desde entonces no se han separado. De hecho, juntos también se dejaron ver en otra de las citas del verano pitiuso: la fiesta Flower Power, que organiza Carlos Martorell en la discoteca Pachá, así como en el restaurante Macao de Santa Gertrudis.


«Buena persona»
«Cuando aparece Rosauro, ¡que las mujeres se pongan en guardia!», señala Laura Creso, quien le conoce bien. Y es que, por lo visto, el adonis procedente del sur provoca colapsos en el corazón de las féminas: «Entra como amigo, confidente, pero con la labia que tiene y la pose de gentleman, acabas entrando al trapo», prosigue. «Es muy buena persona, siempre está ahí para ayudarte, escucharte y cambiarte el chip», cuenta María Reina. «Es divertido, posee una cabeza llena de ideas y es tan vivo que consigue hacerte llorar de risa».

Pero, ¿quién es Rosauro Varo? Según las palabras de uno de sus más fieles allegados, no es en absoluto una de esas personas frívolas que busca popularidad a través de sus relaciones, una etiqueta que nada tiene que ver con él. «Es muy simpático, una persona a quien le gusta divertirse y, además, trabaja mucho. Hay quien piensa que sólo se dedica a la noche, cuando el tiempo que dedica a su discoteca, Boss, en Sevilla, es apenas un cinco por ciento de su vida profesional. Trabaja en una consultora internacional de ingeniería industrial, que intenta desarrollar su área de negocio en España y Portugal. Todo esto de la prensa del corazón le hace mucho daño».

Varo vive en Madrid desde hace años. Empezó a trabajar a los 17 años, porque montó un bar de copas y llegó a tener 21 negocios de hostelería repartidos por el sur. Poco después abrió franquicias de Vodafone por toda España. « ¡Es un genio!, asegura Luis Landero.

Empezó a ocupar las revistas del corazón cuando trascendió su relación con Vicky Martin Berrocal y después con Eugenia Martínez de Irujo. «Ha tenido muchas novias y sólo dos o tres han sido mediáticas, eso es todo. Cuando te mueves en un ambiente ‘‘vip'', lo normal es que acabes con alguna mujer famosa,porque en ese mundo todos lo son. Rosauro se enamora de verdad y ahora está feliz centrado en Amaia y en su trabajo», cuentan en su entorno.

Reconoce ser un adicto al deporte y, sobre todo, al fútbol. A diferencia de sus amigos más cercanos, declara estar harto de los fotógrafos, aunque, según Fernando, otra de sus amistades de verano: «Ha comentado enfadado en alguna ocasión que los paparazzi le persiguen y que le resulta agobiante. Todos le miramos, porque no entendimos su actitud, ya que sabemos que le encanta estar en el candelero». Le gusten o no las cámaras, hasta sus ex hablan bien de él. «Es una gran persona», señalan. Por algo será.


Currículum de un mujeriego enamoradizo
- Cuentan en su entorno que Varo es un mujeriego que se entrega de verdad. Después de varias relaciones fallidas, ahora está centrado en la actriz
Cena en familia: Su relación con Eugenia Martínez de Irujo fue seria. Ella hasta le presentó a su hija Cayetana
Pasión sevillana: El empresario dejó de ser anónimo al salir con Vicky Martín Berrocal. La cosa no cuajó
Una rubia anónima: Hasta hace unos meses Varo paseaba de la mano de esta rubia de nombre desconocido