Ordóñez critica al Ejecutivo por una reforma «light»

Los sindicatos creen que el Ejecutivo les ha traicionado
Los sindicatos creen que el Ejecutivo les ha traicionado

Madrid- La reforma laboral ha dejado un sabor agridulce en la mayoría de los grupos parlamentarios y en la clase empresarial del país. Como botón de muestra, al Gobierno le llovieron ayer las críticas no sólo desde los escaños de la oposición. La máxima autoridad monetaria se sumó a las voces contrarias a estos cambios del mercado de trabajo por considerarlos, en su caso, «ligth». Miguel Ángel Fernández Ordóñez aprovechó ayer su comparecencia en la Comisión de Economía del Congreso de los Diputados para instar a los partidos a mejorar su redacción durante la tramitación parlamentaria del decreto como proyecto de ley. Ordóñez lamentó que el Ejecutivo haya optado por modificar algunos de los elementos del sistema en vigor, aunque «sin cambiar los aspectos más sustanciales del mismo». El gobernador criticó que el Gobierno haya perdido la oportunidad para reformar la negociación colectiva y dotarla de una mayor flexibilidad. Eso sí, se felicitó por el hecho de que la reforma abra la puerta a que el empresario se pueda descolgar fácilmente del convenio colectivo y cambiar las condiciones laborales de los trabajadores cuando entre en crisis. Por otra parte, se quejó de los límites que introduce la reforma laboral a la contratación temporal. Algo que, a su juicio, resulta cuestionable. «En las condiciones actuales, con más de cuatro millones y medio de parados, es crucial mantener abiertas todas las oportunidades de creación de empleo y no perjudicarlas lo más mínimo, en tanto no se haga patente la efectividad de los nuevos canales de contratación indefinida», advirtió.

Los sindicatos creen que el Ejecutivo les ha traicionadoCC OO y UGT pidieron hoy la retirada de la reforma laboral al considerar que la propuesta presentada por el Gobierno se ha hecho bajo el dictado de los grupos de presión del mercado y ha introducido cambios de última hora que nunca estuvieron sobre la mesa del diálogo social. «La propuesta de los sindicatos es que la reforma laboral se retire, porque va en el sentido que han marcado los grupos de presión del mercado», afirmó el secretario de acción sindical de CC OO, Ramón Górriz. El secretario confederal de acción sindical de UGT, Toni Ferrer, acusó al Gobierno de mantener «reuniones en paralelo» entre el 11 de abril, día en el que se presentó el primer documento de reforma, y el 16 de abril, día de la aprobación del Real Decreto Ley, que han provocado la inclusión de elementos nuevos que nunca estuvieron en la negociación colectiva.