Natalie Portman la mejor vestida de los Óscar

La sobriedad y elegancia de Natalie Portman, en avanzado estado de gestación, la encumbraron como mejor vestida en la 83 edición de los Óscar, mientras que Helena Bonham Carter se llevó una vez más las calabazas de los críticos de moda.

La actriz de origen israelí, que se alzó con el premio a la mejor actriz por "Black Swan", eligió un vestido drapeado de chiffon de seda violeta con cristales de Swarovski de la firma Rodarte, un modelo amplio que disimulaba su embarazo.

Revistas especializadas, expertos y blogueros otorgaron hoy la corona de mejor vestida a Portman por unanimidad, un título que se disputó con otras actrices que también causaron sensación en la alfombra roja, como Sandra Bullock, Mila Kunis, Halle Berry o Reese Witherspoon.

Estas cinco intérpretes se colocaron hoy como las favoritas de la revista "People"y recibieron halagos de reputados expertos en moda de diarios como "The Washington Post". La otra cara de la moneda la protagonizó Helena Bonham Carter, nominada como mejor actriz de reparto por "El discurso del rey", que una vez más volvió a llevarse las calabazas de los críticos al elegir un vestido encorsetado de terciopelo negro y lucir un banderín británico en una pierna.

Aunque ni su modelo ni su alborotado peinado contentaron a los expertos, todos coincidieron en alabar que "al menos"en esta ocasión la actriz británica acudió más discreta que en otras galas. Pero la gran decepción para los seguidores de la alfombra roja fue Nicole Kidman, quien desconcertó a sus fieles con un vestido blanco sin mangas que "desmerecía su espléndida figura".

Del modelo de Dior de la australiana, nominada como mejor actriz por "Rabbit Hole", no convenció ni su "excesiva"estructura, ni sus brillantes y dorados adornos florales. "En ese vestido había demasiadas cosas", lamentaron los expertos en moda de la CBS, mientras que el equipo de "The Washington Post"consideró que era "más anticuado que elegante".