España cede y Gibraltar retoma el diálogo

El Gobierno anuncia dos reuniones del Tripartito después de retirar las boyas que «molestaban» a Londres, pero excluye los temás más espinosos

Según Moratinos, cada una de las partes mantiene sus «posiciones clarísimas» en materia  de soberanía  de aguas
Según Moratinos, cada una de las partes mantiene sus «posiciones clarísimas» en materia de soberanía de aguas

MADRID-La Armada española ya ha recogido las boyas colocadas en el entorno de las aguas de Gibraltar para el estudio de las corrientes marinas después de la exigencia del Gobierno del Reino Unido de que fueran retiradas. El buque hidrográfico «Malaspina» procedió el miércoles a quitar las balizas una vez concluido el estudio científico elaborado para la Universidad de Cádiz que comenzó hace un mes. Según la Marina española, se procedó a recogerlas una vez que concluyó la campaña, cuyo fin era hacer un seguimiento de las corrientes en la bahía para garantizar la seguridad.
Horas después de retirar las boyas que tanto «molestaban» a Londres, según había expresado el propio secreta1rio para Europa del Reino Unido, David Lidington, el Ministerio de Exteriores precedió a anunciar dos nuevas reuniones previas al encuentro que debe celebrar el Foro Tripartito (que integra a España, Gran Bretaña y Gibraltar) antes de que termine el año. El ministro principal de La Roca, Peter Caruana, plantó al Ejecutivo de Zapatero hace diez días y le exigió que reabriera la discusión sobre la soberanía de las aguras que rodean al Peñón. Hasta la retirada de las balizas, Caruana no ha accedido a volver a celebrar ambas citas que tendrán lugar en los próximos días en Algeciras y Madrid. Estos encuentros tratarán sobre cinco áreas: medioambiente, educación, comunicación y seguridad marítimas, visados y fiscalidad. En cuanto a la cooperación policial, judicial y aduanera, el asunto más espinoso, será tratado «a nivel político», aunque se desconoce cuándo. La idea es «analizar» fórmulas que eviten los incidentes ocurridos entre la Guardia Civil y de la policía gibraltareña. En la nota, no se especifica cuándo tendrá lugar la reunión sobre esta última materia. exigió al Gobierno español que se retiraran en un acto celebrado en Londres el pasado lunes en presenciLas boyas estaban fondeadas en el perímetro de las tres millas que el Reino Unido reivindica como aguas territoriales de Gibraltar, en contra de la tesis del Gobierno español. Lanchas de la Royal Navy de Gibraltar supervisaron la retirada de las balizas, que fueron situadas el pasado 21 de septiembre.
El secretario para Europa del Reino Unido, David Lidington, exigió al Gobierno español que se retiraran en un acto celebrado en Londres el pasado lunes en presencia del ministro principal de Gibraltar, Peter Caruana. Al día siguiente, el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, aseguró que las boyas se recogerían en breve cuando el buque hidrográfico concluyera su estudio científico. En su opinión, la retirada de las balizas no cabía interpretarla como un «gesto», ni como deseo de «contentar a unos ni a otros».
Tras la retirada de las boyas, los gobiernos de España, Reino Unido y Gibraltar decidieron ayer reanudar en los próximos días las reuniones del Foro de Diálogo en materias como la cooperación policial y marítima.


El PP: «Quien toca la música es Caruana»
El diputado nacional del PP por la provincia de Cádiz, José Ignacio Landaluce, tras el acuerdo alcanzado entre España, Reino Unido y Gibraltar para retomar las reuniones técnicas que suspendió el ministro principal del Peñón, Peter Caruana, ha manifestado que «se demuestra que quien toca la música es Caruana y se para o se sigue cuando él quiere». En declaraciones a Europa Press, Landaluce, no obstante, recordó que el PP siempre ha apostado por el diálogo, «pero un diálogo en beneficio de las dos comunidades». Así, a su juicio, el acuerdo alcanzado «es una muestra más de la debilidad del Gobierno», al que acusa de no mostrarse «contundente» sobre la titularidad de las aguas que rodean a Gibraltar. Finalmente, el diputado del PP afirmó que Miguel Ángel Moratinos «era blando», pero que no espera gran cosa de Trinidad Jiménez.