ANÁLISIS Un desgaste inútil

La Razón
La RazónLa Razón

¿Peligra la capacidad militar de los aliados a medio plazo?
–Relativamente. La advertencia del jefe de operaciones de combate de la RAF tiene una lectura nítida pero entre líneas, y hace referencia a la inutilidad de la erosión de recursos materiales y humanos si el esfuerzo bélico no tiene una meta política predefinida, y en efecto no la tiene. Reino Unido o Francia, incluso con fuertes restricciones presupuestarias, pueden soportar la carga de dos operaciones simultáneas en teatros lejanos.

¿Podría EE UU tirar la toalla?
–Perfectamente, pero no a corto plazo. Son sistemáticas las presiones que está recibiendo Obama, al que se acusa de violar la Ley de Poderes de Guerra. Un ala significativa del partido demócrata no deja de moverse en el Congreso para restringir y, eventualmente, prohibir el uso de fondos para financiar las operaciones en Libia. Tampoco hay unidad en el partido republicano sobre los tiempos y objetivos de estabilidad a alcanzar en el norte de África.

¿Está en riesgo la credibilidad de la OTAN?
–Sin ninguna duda, pero no tanto como la imagen de Bruselas. Si bien las instituciones comunitarias han subrayado e institucionalizado su preocupación por la seguridad en la ribera sur del Mediterráneo, se han mostrado incapaces a la hora de la verdad de fijar una postura unívoca sobre la conveniencia o no de cambiar el régimen de Gadafi. Por enésima vez, Europa se presenta en términos militares como un actor de reparto: falta determinación, compromiso y claridad moral en el uso de la fuerza.

¿Hasta qué extremo podría desfondarse España?
–El caso del PSOE es preocupante. En términos absolutos y relativos, el coste de la misión para Zapatero es a medio plazo insostenible. Hará peligrar la asignación presupuestaria a otras partidas que impliquen auténtica inversión en seguridad y no mero gasto innecesario, que es el que se deriva de la dinámica de pura inercia en la que ha entrado el conflicto. De no haber un replanteamiento urgente y estratégico, el Partido Popular debería reconsiderar su respaldo.