Figueres veta el burka con una norma que prohibe «taparse la cara»

Ante el aluvión de peticiones, Corbacho teme que «haya más mociones que mujeres que vayan con burka». 

Dos mujeres musulmanas pasean por Reus, ciudad que, como Girona y Esplugues, ha decidido no vetar el burla ni el niqab
Dos mujeres musulmanas pasean por Reus, ciudad que, como Girona y Esplugues, ha decidido no vetar el burla ni el niqab

Siguiendo la misma línea de otras ciudades catalanas como Lleida, Barcelona, El Vendrell y Tarragona, el Ayuntamiento de Figueres (Girona) prohibirá llevar «la cara tapada que dificulte la identificación personal» en instalaciones municipales. Sin embargo, en vez de aprobar una moción contra el burka o el niqab específicamente, el Consitorio lo hará modificando la ordenanza municipal en el marco del Pacto Cívico de Convivencia . El objetivo: «Mantener la «tradición integradora de Cataluña y fomentar un modelo de convivencia adecuado». Para desarrollar este documento, Figueres se ha presentado a la convocatoria de la conselleria de Gobernación y Administraciones Públicas de la Generalitat para proyectos de desarrollo, consolidación de políticas locales de fomento del civismo y la dinamización comunitaria 2010-2011. El gobierno de Figueres está formado por la colición de CiU, ERC y ICV y el Grupo Mixto.Por otra parte, Terrassa pidió ayer al Estado y al Gobierno catalán que regulen el burka en edificios públicos y aprobó en el pleno una propuesta de resolución del gobierno municipal de PSC, ICV-EUiA y ERC que expresa su rechazo a los velos integrales por «atentar contra la libertad y los derechos humanos». A pesar de que este municipio no ha prohibido su uso, instó al Gobierno y a la Generalitat a establecer un marco común de regulación «en materia de identificación del rostro en todas las dependencias de organismos oficiales». «La llegada de extranjeros no puede llevar a renunciar a los valores básicos que han constituido la sociedad desde hace muchas décadas», reza el texto. «La acogida, integración y participación debe ajustarse a los derechos humanos y a las leyes», añade.También, Manresa debatió ayer por la noche en su pleno una moción presentada por Plataforma per Catalunya (PxC) para vetarlo, pero al cierre de esta edición no se conocían aún los resultados. Así, la polémica sobre el burka va ganando terreno. Ahora, a través de la propuesta del PP presentada en todas las poblaciones donde está presente, las ciudades gerundenses de Roses y Palafrugell se unen al debate. Ante este aluvión de peticiones, el ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, pidió ayer «serenidad» temmiendo que «haya más mociones que mujeres con esta prenda».También se suma la localidad barcelonesa de Mataró, donde el portavoz del PP, Pau Mojedano, informó de que el 1 de julio presentarán una propuesta de resolución para «prohibir los velos integrales en el municipio, mientras las Cortes y el Parlament no los regulen». Subiendo eslabones, hoy la presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez Camacho, defiende en el Senado una moción presentada por su partido por la que insta al Gobierno a prohibir el uso del velo integral, como el burka y el niqab, en espacios públicos.