Ahora no toca

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Ni Rajoy está por la labor de presentar una moción de censura ni Zapatero por someterse a la confianza del Parlamento. Uno y otro tienen suficientes argumentos para eludir el riesgo de tales iniciativas por más justificadas, necesarias y convenientes que sean tras los resultados del 7-J.

 

Rajoy sabe que no gana la censura y Zapatero está seguro de que pierde la confianza. A ambos les persuade la aritmética parlamentaria y, además, es sabido que las mociones de censura no se anuncian, sino que se presentan, y se presentan para ganarlas. El fracaso de la iniciativa de Antonio Hernández Mancha contra Felipe González está muy presente en el ánimo de los populares, por más entusiasmo que pudiera despertar la iniciativa ahora en una militancia optimista y eufórica. En el mejor de los casos, descartados IU y ERC, Rajoy podría recabar el apoyo de CiU, PNV, CC y UPyD y no sumaría los 176 votos imprescindibles para sacar adelante la censura.

 

Todo concluiría en un brindis al sol, como sugiere incluso el propio Duran tras incitar a los populares a su presentación para descartar a renglón seguido el apoyo de CiU. O sea, que el portavoz catalán se comporta como una suerte de Capitán Araña que pretende embarcar a los populares en una aventura incierta mientras él se queda en el puerto. Tiempo tendrá Rajoy de madurar la posibilidad de moción antes de concluir la legislatura si el desgaste de Zapatero sigue «in crescendo», dada la probada ineficacia de sus políticas para afrontar la crisis.