«Ahora viven como ratas»

La Razón
La RazónLa Razón

BUENOS AIRES- Las últimas detenciones del Gobierno del presidente Álvaro Uribe ponen de manifiesto que los tiempos dorados de los «narcos» acabaron. Nada de campos de golf con prostitutas en mitad de la selva, ni de zoológicos en los jardines de Escobar. Ahora los miembros de las FARC, aunque siguen manejando millones de dólares, viven como «ratas durmiendo en cuevas».

Así lo puso de manifiesto el ministro colombiano de Defensa, Juan Manuel Santos, que señalaba «los vamos a sacar de sus madrigueras y no descansaremos hasta terminar con sus estructuras armadas, antes vivían como reyes y ahora viven como ratas».

El funcionario recorrió junto con el comandante de las Fuerzas Militares, el general Freddy Padilla De León, 11 cuevas subterráneas en el departamento de Meta, donde se escondía el Bloque Oriental de las FARC.

«Antes el "Mono Jojoy"(líder rebelde) estaba gordo y rozagante y hoy está flaco y correteado. Esto es algo similar a lo que usan los talibanes, que se meten en túneles entre la tierra y dificultan su persecución», aseveró el ministro.

Indicó que las autoridades están cerrando todos los corredores guerrilleros para evitar que reciban alimentos y munición, por lo que se ha logrado debilitarlos hasta la desmovilización masiva en distintas zonas del país.

Concretamente en las cavernas se escondía «Jojoy» con unos 200 guerrilleros, y según informaciones de inteligencia del Ejército, el comandante militar de las FARC se encuentra enfermo, al parecer de diabetes crónica.

En las cuevas fueron halladas 500 granadas de mortero y equipo médico que era utilizado en un improvisado hospital, donde según el general se practicaban abortos. De acuerdo a coincidentes testimonios de guerrilleras desmovilizadas, los comandantes de las FARC generalmente las obligan a abortar cuando se enteran de que están embarazadas.