Ambel Posada: «Me veo bien en todos los tercios»

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Santiago Ambel, el último miembro de la dinastía Posada, tomó la alternativa en 2006 de manos de Julián López «El Juli» y con Miguel Ángel Perera como testigo. Mañana lidiará ejemplares de Los Recitales junto a los diestros Curro Díaz e Iván Vicente. -¿Qué significa Las Ventas? -Es una plaza a la que le tengo mucho respeto y cariño. Anunciarme en Madrid me supone una ilusión personal tremenda. -¿Influye ser de familia taurina a la hora de elegir profesión? -Yo no decidí ser torero por eso. Hay que llevarlo en la sangre; siempre me ha gustado el mundo del toro, aunque empezó como un juego. Al pertenecer a una dinastía tan larga como la nuestra hay que responder a las expectativas. Estoy muy orgulloso de este apellido y lucho por llevarlo a lo más alto. -¿Es Juan Posada muy crítico con usted? -Fue un gran torero en los 50. Tiene experiencia, lleva toda la vida viendo toros y me enseña cada día. Me ha servido mucho tenerlo a mi lado. Sabe entender al torero y para mí ha sido un gran apoyo. -¿Con qué momento se queda de los que ha vivido hasta ahora? -El día de mi confirmación de alternativa en Madrid. Le pegué cinco o seis capotazos a un toro por los que me dieron varios premios en San Isidro. Ése ha sido uno de los momentos más bonitos que he vivido yo en mi corta carrera. Me encantaría repetirlo. -¿Es con el capote con lo que más cómodo se siente? -No, ese día salió así. Yo creo que mi fuerte puede ser la mano izquierda; también con la derecha he mejorado mucho. Hoy por hoy me veo bien en todos los tercios.-Está bien preparado... -Voy preparado, pero sobre todo con mucha ilusión y ganas de sorprender. Soy torero joven y humilde. Lo único que quiero es abrirme camino, aunque al ser independiente, me está costando más. Necesito que embista realmente un toro y que la gente me vea como torero. -¿Ha lidiado ya algún toro de Los Recitales?-Ni los he lidiado ni los he tentado allí. Pero da igual, porque nunca se sabe dónde está el triunfo; lo importante es estar ahí para que en cuanto un toro se deje, aprovecharlo. -¿Cómo se presenta la temporada este año? -De momento la de Las Ventas es la única corrida que tengo firmada. Toda mi temporada depende un poco de Madrid. -¿Cómo recuerda su etapa de novillero?-Yo tuve suerte. Me dieron una oportunidad en Pamplona. Le corté dos orejas y de ahí salí lanzado. En cualquier caso, las cosas para los toreros jóvenes, los novilleros, nunca han sido fáciles, y ahora no lo son para nadie.-¿Es capaz de aprender de sus errores o le cuesta aceptarlos?-Los errores son fundamentales para poder aprender y seguir avanzando. Los errores son básicos; hay que caerse y levantarse para mejorar.