Cada spam produce 03 gramos de CO2

En 2008 se enviaron 62 billones de correos basura. Su huella ambiental es la misma que la que se generaría al dar la vuelta al mundo en coche 1,6 millones de veces

Cada spam produce  0,3 gramos de CO2
Cada spam produce 0,3 gramos de CO2

Encender el ordenador y ver cómo el correo está a punto de desbordarse, a pesar de haberlo limpiado la noche anterior, es un asunto del día a día. Unos serán profesionales, otros personales, pero la mayoría de ellos serán simples correos basura. Los cientos de mensajes spams que inundan los buzones electrónicos no sólo suponen el tedio y la pérdida de tiempo del receptor, sino que además de no servir de nada tienen su huella ambiental. Cada spam recibido genera de media 0,3 gramos de dióxido de carbono (CO2), según el «Informe sobre la huella de carbono del spam por correo electrónico», publicado el miércoles por McAfee, compañía líder en tecnología de seguridad. Puede parecer un dato pequeño pero si se multiplica por los 62 billones de correos basura que se estima que se emitieron en 2008 la cosa cambia. Así, su huella ambiental (el CO2 total) sería la misma que la que se generaría al dar la vuelta al mundo en coche 1,6 millones de veces. Hace unos meses los medios de comunicación se hacían eco de la noticia de que Google genera dos gramos de CO2 en cada búsqueda, pero tiene, sin duda, una utilidad. En cambio, ¿para qué sirvieron esos 62 billones de mensajes spam? (¿se compraron 62 billones de cajas de la «mágica» pastilla azul?). Pues, además de ese «para nada», crear y mandar esa cantidad ingente de correo basura, abrirlos y eliminarlos requirió 33.000 millones de kilovatios hora (kWh). Es decir, la energía equivalente al consumo de electricidad de 2,4 millones de hogares y a las emisiones de 3,1 millones de coches con 7.500 millones de litros de gasolina, según el informe. Gran parte del consumo energético asociado al spam (el 80 por ciento) se produce cuando el usuario final los elimina manualmente, mientras que el filtrado del spam representa el 16 por ciento del consumo. Los filtros antispam instalados hoy ahorran 135 teravatios hora (tWh) de electricidad al año, el equivalente a retirar 13 millones de coches de la circulación. Si lo tuviesen todos, se ahorrarían 25 tWh más al año.España, la que más filtraPor cierto, para aquellos que consideren que reciben demasiados spams, un dato curioso: España destaca en el informe como uno de los países que menos volumen de correos spam recibe o dicho de otro modo, uno de los que más correos basura filtra y por tanto menos energía consume en este sentido. De los once países analizados (EE UU, Canadá, Brasil, México, Australia, China, India, Reino Unido, Francia y Alemania), España es el que más spams filtra, el 31 por ciento frente al 16 por ciento de EE UU y China o el 24 por ciento de Francia. «Tres de cada cuatro correos que se generan en el mundo son spam, mientras que en España, gracias a los filtros antispam, es el 55 por ciento», explica Blas Simarro, Director Técnico de McAfee para España y Portugal.