Dati cede a las presiones de Sarkozy y abandona el Gobierno para ser candidata a las europeas

La ministra francesa de Justicia, Rachida Dati, ha cedido finalmente a la petición del presidente francés, Nicolas Sarkozy, de incorporarse como número dos en la lista de la circunscripción de Isla de Francia a las elecciones europeas del próximo mes de junio y, por lo tanto, se verá obligada a abandonar el Ejecutivo, según adelanta hoy el diario conservador ‘Le Figaro'.
Aunque Dati había rechazado inicialmente liderar la lista a los comicios europeos, finalmente ha aceptado el segundo puesto tras Michel Barnier, ministro de Agricultura y Pesca, que será quien encabece la candidatura de la UMP en la región parisina. Pero lo más más significativo, según ‘Le Figaro' es que a cambio de haber logrado de Sarkozy «garantías sobre su futuro nacional» la ministra se ha «resignado» a dejar el Gobierno, aunque lo hará probablemente más tarde que Barnier, que hará campaña mucho antes.
El partido presidencial presentará mañana sus cabezas de cartel en las siete circunscripciones metropolitanas durante el Consejo nacional de la UMP en el que Nicolas Sarkozy pretende dedicar el grueso de su intervención a las europeas de junio.
Será por lo tanto el pistoletazo de salida a la campaña electoral del partido de Sarkozy, convencido de que su balance al frente de la presidencia de turno de la Unión Europea es uno de los mejores argumentos posibles que podrán defender los candidatos.
En la UMP los nombres de Michel Barnier y de Rachida Dati circulaban desde hacía varias semanas para liderar esta lista y en el partido se da por hecho que los candidatos abandonarán el Gobierno poco antes de los comicios, en el mes de mayo.
El ‘sí' de Dati para sumarse a la lista europea se produce después de que la secretaria de Estado de Derechos Humanos, Rama Yade, se negara a orientar su carrera hacia Estrasburgo, como quería el jefe del Estado y tan sólo una semana después de que el entorno de la Ministra de Justicia desmintiera que iba a dejar el Gobierno para incorporarse a las europeas.
La titular de Justicia estaba también en las quinielas de la remodelación gubernamental que llevó a cabo Sarkozy el pasado 15 de enero, pero se mantuvo en el Gobierno en contra de los pronósticos que daban por segura su salida amparándose en el creciente malestar que su labor provoca en la magistratura y el enfriamiento de su relación con el jefe del Estado.
Considerada uno de los símbolos del mestizaje y la diversidad defendido por Sarkozy, Dati salvó entonces su puesto en la Plaza Vendme, sede del Ministerio de Justicia, a pesar de las broncas provocadas por sus medidas en el mundo judicial y las polémicas causadas por su vida privada, la última por haberse reincorporado al trabajo tan sólo cinco días después de haber dado a luz.