EE UU «impermeabilizará» Gaza

El Cairo- Dicen los egipcios que los árabes sólo son capaces de ponerse de acuerdo en no ponerse de acuerdo. Así, la diplomacia árabe ha vuelto a jugar sus cartas para resolver la crisis de Gaza, pero en partidas separadas. Los representantes de la «línea dura» de la Liga Árabe –Siria, Sudán, Libia, Qatar, Mauritania, entre otros–, así como el presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, y los máximos dirigentes palestinos de Hamas, Jaled Meshal, Yihad Islámica, Ramadan Shalah, y el Frente Popular para la Liberación de Palestina-Comando General, Ahmad Yibril, acudieron ayer a Doha para participar en una cumbre, convocada por Qatar. La reunión, con sólo 10 de los 22 países del organismo panárabe, se celebró para boicotear otro encuentro en Kuwait, al que acudieron Egipto, Arabia Saudita y Jordania.
La conferencia de Doha comenzó con críticas al presidente palestino, Mahmud Abás, y concluyó con los llamamientos de Ahmadineyad, el sirio Bashar Al Asad y Jaled Meshal a los estados musulmanes para que corten los vínculos con Israel y EE UU. De paso, Meshal subrayó en su intervención que «pese a toda la destrucción en Gaza, les aseguro que no aceptaremos las condiciones de Israel para un alto el fuego».
En cambio, en Kuwait los ministros árabes de Exteriores pidieron apoyo a los esfuerzos emprendidos por Egipto para alcanzar una tregua e incrementar la presión diplomática sobre Israel para garantizar la aplicación de la resolución de alto el fuego del Consejo de Seguridad de la ONU.
Mientras los líderes árabes aireaban sus diferencias y creaban más confusión, ayer se intensificaba la actividad diplomática entre Tel Aviv, El Cairo y Washington. Israel está más cerca que nunca de aceptar un alto el fuego en la franja de Gaza, si le ofrecen garantías para impedir el contrabando de armas a través de los túneles excavados en la frontera de Egipto con Gaza. De hecho, el Gabinete israelí votará hoy si acepta la propuesta egipcia de alto el fuego, aunque no detendrá sus ataques si Hamas vuelve a disparar sobre su territorio.
Negociaciones
Con este objetivo en mente, el Ejecutivo israelí envió de nuevo a El Cairo al consejero del Ministerio de Defensa de Israel, Amos Gilad, para continuar con las negociaciones sobre el plan egipcio de alto el fuego, y a la jefa de la diplomacia israelí, Tzipi Livni, a Washington para firmar un acuerdo con EE UU que asegure que los milicianos de Hamas no podrán rearmarse si Israel accede a una tregua. Las jefa de la diplomacia norteamericana, Condoleezza Rice, dijo que el memorando debe entenderse como «uno de los elementos para tratar de concertar un cese de fuego duradero». Rice insistió en que se debe considerar esto como parte de «un esfuerzo internacional más amplio para el intercambio de información» acerca de cómo lidiar con los embarques de armas.