El CGPJ pide justificar el plazo de 14 semanas para abortar

MADRID- Pese a que la vocal del Consejo General del Poder Judicial Margarita Uría ha hecho un informe bastante favorable a la reforma del aborto, hay cabos sueltos. Incluso cuando considera constitucional el anteproyecto de ley, al contrario que el Consejo Fiscal, el informe, que el órgano judicial debatirá este miércoles en comisión, no encuentra explicación para algunos de los puntos más conflictivos de la ley. Es el caso de los plazos establecidos para abortar libremente o por malformaciones o grave peligro para la mujer. El informe, al que ha tenido acceso este periódico, señala que «debe hacerse constar la conveniencia de que la Exposición de Motivos incluya una explicación y justificación de las razones en que se funda el establecimiento de los plazos en el Anteproyecto (14 y 22 semanas)». Términos imprecisos El texto abunda en la misma duda más adelante y señala que «dada la sensibilidad de la materia», hace falta una explicación de los plazos, sobre todo cuando «a la falta de explicación se une la utilización de términos ambiguos, imprecisos jurídicamente, que abren la puerta a la confusión y a la inseguridad jurídica». Asimismo, reclama que se exponga «de forma clara el porqué de establecer el plazo en 14 semanas, así como en 22 para las indicaciones terapéutica y eugenésica». La ponente autora del informe señala, no obstante, que los plazos previstos «acercan nuestro ordenamiento en la materia al de la mayoría de los países de nuestro entorno», en los que la previsión de un plazo oscila entre las 12 y las 18 semanas. Por otro lado, el informe reconoce la prevalencia de los derechos de la mujer sobre el feto. Sin embargo, recuerda que esta prevalencia está «estrechamente vinculada a la viabilidad del nasciturus; de tal forma que esa prevalencia disminuye progresivamente a medida que se desarrolla la gestación, de tal modo que, a partir de las 22 semanas de gestación, no hay posibilidad legal de interrupción del embarazo». La explicación sobre los plazos para abortar no es lo único que le parece ambiguo en el anteproyecto a la autora del informe. También reclama que se defina claramente qué se considera anomalía grave del feto, que justificaría el aborto en los cinco primeros meses de embarazo, y qué se considera anomalía incompatible con la vida, que puede justificar un aborto incluso por encima de ese plazo. En fase final El informe todavía tiene que cumplimentar una serie de trámites hasta llegar a manos del Gobierno. Primero, el documento será debatido el próximo miércoles en comisión. El Consejo General del Poder Judicial emitirá un texto definitivo, probablemente, el próximo día 23 de julio. Después será remitido para su visto bueno por el habitual Consejo de Ministros de los viernes. Una vez cumplimentado este trámite preceptivo, aunque no vinculante, el proyecto de ley será remitido al Congreso de los Diputados para su tramitación parlamentaria. Dado que agosto es un mes inhábil en la Cámara Baja, el controvertido proyecto de ley no será debatido hasta después del verano. El Gobierno quiere que la nueva norma de interrupción del embarazo se apruebe definitivamente antes de que acabe el año.