El viento causa 9 muertos 7 de ellos en Cataluña

Nueve personas, cuatro de ellas niños, han muerto a consecuencia del fuerte temporal de viento que ha azotado a gran parte de España en las últimas horas.
Siete de esta muertes han ocurrido en Cataluña, donde han fallecido los cuatro menores, de entre 9 y 12 años, al hundirse un pabellón deportivo municipal anexo a un campo de béisbol en Sant Boi de Llobregat (Barcelona).
El viento se ha cobrado otras dos víctimas mortales en Galicia y, en este contexto, se ha producido también la muerte de un hombre al derrumbarse un muro en Alicante, aunque los expertos no atribuyen este deceso al temporal.
Los cuatro niños fallecidos en Sant Boi de Llobregat jugaban al béisbol en un campo descubierto cuando, debido al fuerte viento, se refugiaron en el interior de la instalación deportiva, momento en el que las paredes cedieron y les sepultaron.
En el derrumbe resultaron además heridas nueve personas, dos monitores y siete niños, uno de los cuales se encuentra grave.
En Cataluña, la fuerza del viento ha provocado también la muerte de dos hombres a causa de la caída de sendos árboles. Ambos sucesos tuvieron lugar en las localidades barcelonesas de La Palma de Cervelló y de Abrera.
El temporal ya se cobraba ayer su primera víctima mortal en esta comunidad, una mujer que falleció a causa del derrumbe de un muro en Barcelona.
En Galicia, moría hoy uno de los seis tripulantes que habían sido evacuados del buque "Braga", a setenta millas del noroeste de A Coruña, debido a la "fuerte escora"que presentaba el barco.
El viento ha sido también la causa de la muerte esta madrugada de un sargento de la Guardia Civil de Tráfico al caerle un árbol encima cuando realizaba sus funciones en la localidad de Burela (Lugo).
A los nueve heridos del polideportivo catalán hay que sumar otros cuatro en distintos incidente ocurridos por culpa del viento.
Uno de ellos se encuentra en la UCI tras quedar atrapado al derrumbarse un muro en el mercado del Born y otros dos están en estado grave tras chocar el vehículo en el que viajaban contra un árbol que se había caído en la calzada, en Villaherreros (Palencia).
El cuarto herido es el conductor de un autocar de línea regular, que ha resultado con heridas leves, después de que el viento lanzara un árbol contra la parte delantera del vehículo en La Matilla (Segovia).
Además de los daños personales, el viento ha causado numerosos incidentes en todo el país, como una treintena de cancelaciones de vuelos, cortes de luz y de carreteras, cierre de puertos, caídas de árboles y destrozos en edificios e instalaciones, además de provocar la suspensión de determinados eventos deportivos.
También ha obligado a interrumpir durante hora y media la línea del AVE entre el Camp de Tarragona y Barcelona Sants, debido a la caída de una plancha metálica de grandes dimensiones sobre la vía.
No obstante, el temporal parece estar remitiendo y la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) mantiene ya sólo activada la alerta roja (riesgo extremo) en Barcelona, donde la fuerza del viento, de componente oeste, puede alcanzar todavía rachas de 130 kilómetros por hora.
En el cabo Busto, en Asturias, ha llegado a alcanzar rachas de 198 kilómetros y en el País Vasco las ha habido de hasta 170 kilómetros en algunos puntos del litoral que han provocado picos de olas de hasta 21,5 metros de altura en el cabo vizcaíno de Matxitxako.
El temporal dejó esta madrugada, en momentos puntuales, a más de 500.000 abonados de Galicia sin suministro de energía eléctrica, cortes que también afectaron a cerca de 70 poblaciones del País Vasco, a unas 7.500 personas de Aragón y una docena de municipios de la provincia de Albacete.
Además, más de un centenar de personas han tenido que abandonar sus casas, sesenta de ellas en Basauri (Vizcaya) al llevarse el viento el tejado de sus casas y el polideportivo Ipurúa de Eibar (Guipúzcoa) ha tenido también que cerrar sus instalaciones debido a un desprendimiento de parte de la techumbre por el efecto de las fuertes rachas de viento.
El temporal también ha agravado el incendio que hoy se declaraba en un paraje de pinar de La Nucía (Alicante) y ha hecho que se extendiera a zonas de los términos municipales de Polop de la Marina, Finestrat y Benidorm.-