El TSJ de Madrid puede apartar del «caso Gürtel» a Garzón esta semana

madrid- El juez Baltasar Garzón puede dejar de instruir el «caso Gürtel» antes de lo previsto. El Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Madrid se pronunciará esta misma semana -previsiblemente antes del miércoles- sobre la competencia del caso, lo que podría acarrear que toda la causa pase al citado tribunal (salvo lo referente al presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, y al secretario del PP en esta comunidad, Ricardo Costa) antes de que el magistrado tome declaración a seis imputados presuntamente relacionados con la trama empresarial. Por lo pronto, según confirmaron fuentes jurídicas, Garzón sólo ha remitido al TSJ madrileño las diligencias relativas a los tres aforados (los diputados regionales Alberto López Viejo, Alfonso Bosch Tejedor y Benjamín Martín Vasco), lo que ha causado cierta sorpresa en el Tribunal Superior. «Debería haber remitido ya todas las diligencias», afirman esas mismas fuentes, que añaden que justificar la remisión parcial en que quedan diligencias por practicar (las declaraciones del miércoles, sin ir más lejos) «no es suficiente» motivo. El TSJ de Madrid debe dirimir a partir de mañana si limita su investigación a los citados aforados (a los que Garzón imputa los delitos de cohecho o tráfico de influencias, blanqueo de capitales y asociación ilícita) o si reclama para sí la totalidad de la causa (en estos momentos en manos del juez de la Audiencia Nacional). Fuentes jurídicas dan por hecho que si el TSJ finalmente se declara competente «no puede dividir la continencia de la causa» (lo que impediría que se instruyan al mismo tiempo dos procesos, uno en el Tribunal Superior de Justicia y otro en la Audiencia Nacional, con idéntico objeto procesal). Lo habitual es que esta Sala esté compuesta por tres magistrados (aunque excepcionalmente el TSJ de Madrid, por la trascendencia del caso, ha designado en alguna ocasión un cuarto). Además del presidente del TSJ y de la Sala de lo Civil y de lo Penal, Francisco Vieira, la terna la componen los magistrados Emilio Fernández Castro, Antonio Pedreira, José Manuel Suárez Robledano y Javier María Casas, que ocupó el cargo de Vieira hasta el pasado febrero. Vieira deberá designar a otros dos compañeros (por estricto turno de reparto de asuntos) para integrar la Sala que decidirá sobre la competencia y, además, a un instructor en el caso de que se acepte la inhibición de Garzón. Requerimiento a Garzón Una vez constituida formalmente, la Sala dará mañana mismo un plazo de 48 horas a la Fiscalía para que informe al respecto. El Ministerio Público ya dejó claro en sendos escritos a Garzón que el grueso de la investigación debe remitirse al TSJ de Madrid «salvo determinados hechos perfectamente escindibles» que deben recaer en el Tribunal Superior de Valencia. Con estos antecedentes, el informe fiscal podría estar listo antes de ese plazo. Pero sin esperar a recibirlo, el tribunal «puede pedir a Garzón que remita toda la causa y deje de practicar diligencias». De hecho, fuentes próximas al TSJ dan por hecho que ese debate se suscitará. La vía del Supremo Y es que según estas mismas fuentes la posibilidad de que Garzón siga instruyendo parte de la causa no depende del magistrado, sino del propio Tribunal Superior, que debería determinar que los delitos supuestamente cometidos por algunos imputados no están relacionados con los que podrían haber cometido los aforados. Con esta decisión se evitaría que Garzón tome declaración el miércoles a otros seis imputados (hasta ahora han comparecido 37) relacionados supuestamente con la trama de Madrid, entre ellos los ex alcaldes de los municipios madrileños de Pozuelo de Alarcón, Jesús Sepúlveda, y Arganda del Rey, Ginés López. Una tercera posibilidad que los magistrados deberán valorar, aunque a día de hoy se antoja más remota, es si la causa tiene que ser elevada al Tribunal Supremo, algo que se produciría si se demuestra que existe una estrecha conexión entre las actuaciones investigadas en los TSJ de Valencia y Madrid.