Cuatro niños mueren al caer el techo de un polideportivo en Barcelona

Varios vecinos, entre ellos miembros de un club de petanca, han rescatado hoy a varios de los once niños y dos adultos que han resultado heridos o fallecidos en el hundimiento de una instalación deportiva de Sant Boi a causa del viento, antes de que llegaran los equipos de emergencia de ambulancia y bomberos.
Cuatro niños fallecidos, otros siete heridos y dos personas adultas también heridas de diversa consideración es el balance del derrumbamiento de esta instalación, que se ha registrado hacia las 11,00 horas de hoy en el barrio de Camps Blancs, también conocido como Cinco Rosas, de Sant Boi de Llobregat.
Los vecinos de este humilde barrio de Sant Boi han acudido al campo de beisbol al oír un gran estruendo y una nube de polvo que salía del mismo, y han conseguido sacar de entre las ruinas de la instalación a cinco o seis niños que, según Alejandro, que ha colaborado en un primer momento en el rescate, "estaban muy mal".
Los niños, de entre nueve y doce años, habían acudido al campo de beisbol a entrenar como cada sábado y, debido al fuerte temporal de viento que afecta desde anoche a casi toda Cataluña, los entrenadores habían decidido que unos cuantos entrenaran en el túnel de bateo de la instalación deportiva mientras otros lo hacían en el gimnasio.
Todos los niños muertos y los heridos se encontraban en el túnel de bateo, donde también estaban los dos adultos, ambos monitores.
El fuerte viento levantó el tejado de la instalación, que ha quedado encajada en la parte alta del campo de beisbol, y ha causado el derrumbe posterior de varias paredes de la misma, construidas con grandes tochos de hormigón hueco de color gris, que han atrapado a los niños y a sus monitores.
Una de las madres de los niños del equipo de beisbol ha explicado a Efe que su hijo llegaba tarde al entreno de hoy al dejarse un guante en casa de su abuela y que, cuando se dirigía finalmente al campo, se ha producido el derrumbe de una parte de la instalación deportiva, por lo que se ha salvado por pocos minutos.
Este joven y otras personas de Cinco Rosas han sido de los primeros en llamar a los servicios de emergencia que, según han criticado varios de los vecinos que han acudido a prestar ayuda en un primer momento, han tardado mucho en llegar.
Esta apreciación, en la que coinciden numerosas víctimas o familiares de trágicos sucesos, se ha producido hoy también en Sant Boi, como también sucedió poco antes de Navidad en Gavá, cuando una explosión afectó a un edificio de vecinos, en el que fallecieron también varias personas.
Un portavoz de los Bomberos de la Generalitat no ha querido entrar en debates sobre este tema al indicar que este cuerpo ha tardado aproximadamente un cuarto de hora en llegar al lugar desde que se ha recibido el aviso del derrumbamiento.
De hecho, la comisaría de la policía municipal de Sant Boi se encuentra prácticamente enfrente del campo de beisbol y los policías han debido ver, casi en directo, el derrumbe de la instalación, situada en la calle Riera de Fonollar.
Por su parte, el alcalde de Sant Boi de Llobregat, Jaume Bosch, ha informado a los periodistas en el lugar del suceso de que la instalación había sido construida hace unos 25 años y que se encontraba en correcto estado, sin ninguna grieta.
No obstante, ha añadido que los técnicos deberán realizar una evaluación de los restos del túnel de bateo para determinar las causas del derrumbe.
Apenas cuatro horas después de producirse este lamentable suceso, sólo quedaban ante el campo de beisbol algunos policías municipales y vecinos, en un ambiente de tristeza y soledad, ya que los cuerpos de los niños fallecidos se han trasladado al centro cívico del barrio, donde son velados por sus familiares.