Feria del libroentre el deseo y la realidad

La 68 edición de la Feria del Libro de Madrid abrió sus puertas con la mirada ya puesta en la cuenta de resultados. Las primeras y tempranas ventas animan a unos; otros optan por una visión más pesimista

Los libreros esperan cómo los visitantes reaccionaráneste año
Los libreros esperan cómo los visitantes reaccionaráneste año

Ni el buen tiempo ni el optimismo de las primeras ventas han eludido la pregunta que todos pensaban: ¿hasta qué punto afectará la crisis a la Feria del Libro? Una alfombra roja preludiaba la llegada de la Infanta Elena en el Parque de El Retiro de Madrid. A las doce del mediodía, acompañada por la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, inauguraba la 68 edición de este encuentro con un exhaustivo recorrido por las 357 casetas que las editoriales y librerías han instalado, hasta el próximo 14 de junio, en el Paseo de Carruajes. «Esta cita no resuelve jamás el año de ninguno de nosotros. No lo será éste, con las vacas flacas, y tampoco lo fue el anterior, que contábamos con las gordas. Es un aliento. Es un año flojo, pero la Feria sería un empujón», declaraba Lola, de la librería Rafael Alberti. Ejemplares dedicadosMientras, al fondo, la comitiva que acompañaba a Doña Elena avanzaba despacio en medio de un remolino de personas y fotógrafos. La entregaron un facsímil del «Beato de Liébana», «El origen de las especies por medio de la selección natural» (Alianza editorial, de Charles Darwin, con prólogo de Francisco Ayala; «La mano de Fátima» (Plaza & Janés), la esperada obra del escritor Ildefonso Falcones, y de la que ella misma comentó con ironía: «No entiendo cómo puede este hombre trabajar en un bufete de abogados y escribir libros como éste». Uno de los momentos más emocionantes se produjo en el Pabellón del Círculo de Lectores, donde Julián Ríos, Carmen Iglesias y Antonio Gamoneda se encontraron con Doña Elena y le entregaron ejemplares dedicados de sus últimas obras: «Puente de Alma», «No siempre lo peor es cierto» y «Un armario lleno de sombra», tres novedades editadas por Galaxia Gutenberg. Casetas especializadas«Espero que esta edición sea muy positiva. Las librerías más especializadas jugamos con ventaja porque la selección orienta a nuestros clientes», comenta Ana, de Rafael Alberti. Para ella, la especialización permite trabajar de manera más estrecha con universidades y bibliotecas públicas. «La feria no puede resolver nada», asegura. El optimismo y el pesimismo, el deseo y la realidad, se alternan de un «stand» a otro. César, de Fuentetaja, despacha un par de novedades entre la pregunta y su respuesta, antes de terminar, ya ha vendido otros libros. Él no lo duda: «Los que más se venden son las entregas de Stieg Larsson: "Los hombres que no amaban a las mujeres"y "La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina"(Destino), y "Anatomía de un instante"(Mondadori), de Cercas». Pero su excelente arranque no le ciega: «Sí, por supuesto que este es un año difícil. La Feria del Libro será un reflejo de todo lo que ha sido el año. Pero supongo que le imprimirá un impulso a las ventas. Aquí, todas las personas son potenciales vendedores. Y es cierto que a nadie le salva el año una feria». Después añade: «Pero es el mejor escaparate, no hay mejor publicidad. Supongo que en la caseta venderemos más libros». Y lo explica: «Este mundo se mueve por picos: el día del libro, las Navidades, las ferias, las vacaciones». La librería 8 y 1/2 se desmarcó con un regalo inusual y le entregó a la Infanta uno de los guiones de la ministra de Cultura: «Entre vivir y soñar», un regalo que no esperaba la ministra González Sinde, a tenor de la expresión de su rostro. «Siempre es mejor ver las películas que leer los guiones, porque la lectura de un guión resulta árida», se excusó. La titular deCultura aprovechó un instante para valorar la irrupción del «e-book»: «Mi ministerio será de los primeros en sumarse a esta tecnología para que sus publicaciones estén a disposición de todos». A continuación, matizó: «Hay espacio para el libro de papel, irreemplazable, y también para el digital. Lo que es importante es el contenido». Javier, de Aviraneta, no respira demasiada confianza sobre esta edición: «Desde luego que es un año difícil. Yo creo que aquí se verá la tendencia de todo el año – en los primeros meses se ha producido un importante descenso de ventas en las librerías–. La feria, como mucho, te ayuda a remontar uno o dos meses, no más». Cava, de Casa del Libro, se desmarca de las declaraciones anteriores: «El día del libro nos sorprendió. Tuvimos más ventas que el año pasado. Hay gente que compra ahora para aprovecharse de los descuentos». La crisis ha incrementado la venta de libros de divulgación económica. «La gente los compra para uso personal. Para regalar, recurren a la literatura», comentan en un «stand». Para sobrellevar la crisis, en Santillana, han apostado por el formato de bolsillo. Pero Aldo, de Antonio Machado, tampoco elude la realidad: «La recesión es evidente. Hay menos pedidos. La Feria jamás puede ser una apuesta básica. Los lectores que fallan son los que leen un libro al año. Esos pueden prescindir de él, pero los lectores habituales, esos continuarán consumiendo». Teodoro Sacristán, director del encuentro, resumió ayer el sentimiento: «Espero que todo vaya bien y que no nos resintamos».

 

Firmas del día - MAÑANA:Javier Pérez Losada (340), Alberto Recarte (36), Alberto Vázquez Figueroa (278), Antonio Gala (262), Antonio Gamoneda (146), César Vidal (207), Javier Cercas (177), Miguel Ángel Bernat (210), Andrés Trapiello (271), Javi Nieves (167), Jordi Sierra i Fabra (312), Leopoldo Abadía (248), Maruja Torres (313), Rosa Montero (45), Leo Salvador (274) y Alfredo Gómez Cerdá (38).- TARDE:Alejandra Vallejo Nájera (61), Cristina Morató (89), Leopoldo Abadía (343), Nieves Ruiz Pérez (152), Bernardo Atxaga (269), Julio Llamazares (260), F. García de Cortázar (332), Bernabé Tierno(141), Eduardo Punset (262), Lorenzo Silva (119), Cristina Morató (89), Reyes Monforte (85), Andrés Neuman (146), Bernardo Atxaga (82), Clara Athoces (66).