Historia

Gamoneda se reencuentra con su infancia

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Es, sin duda, la obra más personal que ha escrito Antonio Gamoneda y su primer trabajo narrativo, por lo que no es de extrañar que durante la presentación de «Un armario lleno de sombras» (Galaxia Gutemberg/Círculo de Lectores), el autor hable emocionado y con la mirada puesta en los recuerdos de la que fue su infancia, marcada por una terrible constante, la muerte. «Este libro es un hecho existencial en mi vida más que una obra literaria», matiza el el poeta y premio Cervantes. Gamoneda narra en este libro un periodo muy concreto de su vida que abarca desde el estallido de la Guerra Civil hasta el día anterior a cumplir los 14 años. «La voluntad de reencuentro conmigo mismo se produjo dos o tres años después de la muerte de mi madre cuando decidí abrir el armario que sólo ella utilizaba. Encontré entonces una experiencia verdaderamente fuerte y necesaria para que se desencadenara el propio interés hacia mi mismo», explica. A raíz de esta anécdota, el autor une algunos recuerdos y descubre aquellos otros que creía olvidados para perfilar a «ese pequeño canalla que fui en su momento». Duro aprendizaje Escribir en prosa ha sido para Gamoneda «una importante tarea de aprendizaje. Al principio intenté hacer una lista fría de los aconteceres, hasta que me di cuenta de que el pensamiento poético no es para ornamentar palabras, sino parte de mi vida, una emoción, así que abrí la puerta a este pensamiento con la condición de no falsificar la realidad», comenta. Este brillante certificado de existencia del autor, es en palabras del escritor Luís Mateo Díez «un libro duro y doloroso que hace un repaso que en lo personal atañe a Antonio Gamoneda y en lo histórico a todos». Por el momento, Gamoneda no baraja la posibilidad de escribir una segunda parte de sus memorias: «Es un libro que se abre y cierra en sí mismo», aclara.