Hollywooda toda máquina

Son las películas más esperadas por la inmensa mayoría del público: los filmes de presupuestos vertiginosos plagados de acción y tiros, pero que también pueden poseer humor, suspense e incluso alguna nota romántica. Comienza el desembarco.

El guapo Deep encarna al legendario atracador de bancos John Dillinger, que cometió los robos durante la Gran Depresión
El guapo Deep encarna al legendario atracador de bancos John Dillinger, que cometió los robos durante la Gran Depresión

 

De la mano de Michael Bay, llega este verano la muy esperada «Transformers 2» con las escenas de acción más espectaculares jamás rodadas en el cine, aseguran sus creadores. Bay rodó el filme en Egipto, Jordania, París, Londres y Nuevo México. Allí, en Álamo Gordo, donde el ejército americano prueba sus bombas, el director detonó una de quinientos kilos, algo a lo que ningún cineasta se había atrevido hasta ahora. «Transformers» está basada en la serie clásica de los 80 donde Optimus Prime y sus amigos deben salvar a la tierra de terribles amenazas. La primera entrega de esta ya presumible larga saga llegó al cine en 2007 e hizo gala de unos sorprendentes efectos especiales, de manera que la segunda parte, que protagonizan de nuevo Shia LaBeouf y Megan Fox, promete ser aún más explosiva que la anterior. «Las escenas de acción están ahora a otro nivel, jamás he estado en un set tan alucinante como el de "Transformers 2"», nos cuenta LaBeouf. Bay es ya un experto en producciones millonarias de gran envergadura. Su nuevo filme sigue por los mismos derroteros y las escenas de explosiones contaron con la aprobación del mismísimo Steven Spielberg, uno de los productores de la cinta. En el filme, la historia se traslada a Egipto, donde el protagonista, Sam Witwicky (LaBeouf), termina en medio de una terrible batalla entre los Autobots y los Decepticons. «Hemos tratado de crear una película espectacular pero al mismo tiempo muy detallista y en la que tienen mucho peso las emociones», explica el también productor Lorenzo Di Bonaventura, el hombre que se esconde detrás de títulos como «Matrix» y «Harry Potter», y que este verano también estrenara otro título esperado, «G.I. Joe».

La saga «Transformers» ha convertido a LaBeouf y Fox en dos estrellas de Hollywood. A la actriz ya la comparan incluso con Angelina Jolie: «Michael quería que apareciese muy sensual (de hecho, fue elegida como la mujer más sexy del mundo en una votación en la que participaron 10 millones largos de internautas convocados por la revista «HM»), y debo confesar que en algunos momentos me sentí incómoda», señala. Y añade que «para mí fue maravilloso rodar en Egipto, nunca había visto las pirámides y me quedé muy sorprendida; cuando estás allí no puedes creerlo, no entiendes cómo pueden existir, tengo mucha suerte de que mi trabajo me lleve hasta lugares tan increíbles». La nueva entrega narra lo que sucede cuando Starscream asume el mando de los Decepticons, quienes deciden regresar a la Tierra, y más agresivos que nunca. Bay ha incluido dos nuevos personajes, un par de robots que harán las delicias de los más pequeños y que se llaman Ice-Cream Truck y Pink Lady Motorcycle: «La película marcará un nuevo nivel en cuanto a los efectos especiales y el humor para futuras superproducciones de Hollywood», asegura el director.

Pero no sólo de invasiones vive la cartelera de verano. Así, también ha llegado la hora de varios de los más esperados títulos en géneros como el suspense, la animación, el terror y la comedia. Y humorista es Will Ferrell, que protagoniza «El mundo de los perdidos» (7 de agosto), en la que da vida al doctor Rick Marshall, un científico venido a menos atrapado en un vórtice que lo lanza a un pasado muy, muy lejano.Los adolescentes tienen también su película de la temporada: «Nueva York para principantes» (7 de julio), con Megan Fox (sin duda, éste es su año), Kirsten Dunst y Simon Pegg. Dirige Robert Weide. Otro de los trabajos más esperados es la adaptación cinematográfica del universo lúdico de los «G. I. Joe» (7 de agosto), en la que aparecen Channing Tattum (ya dijimos que este chico daría que hablar) como el héroe y Sienna Miller, que lidia con el papel de la villana morena. Los seguidores de Robert Rodríguez también están de enhorabuena, porque el realizador regresa con «Shorts» (28 de agosto), en la que vuelve a cultivar el cine para toda la familia. Es más: sus propios hijos la protagonizan. Y también apta para todos los públicos es «Corazón de tinta» (que se estrena este viernes), la esperada versión del «best-seller» homónimo escrito por Cornelia Funke. Una aventura fantástica que emprenden un padre (Brendan Fraser) y su hija de 12 años, los dos apasionados amantes de los libros.

Pero hablábamos, además, de la comedia, que este verano está muy bien representada con «Resacón en Las Vegas» (18 de agosto), muy probablemente la película más divertida que verá la luz durante los próximos meses. Protagonizada por el supuesto novio de Jennifer Anishton, Bradley Cooper, cuatro amigos llegan a la ciudad del pecado para participar en la despedida de soltero de uno de ellos. Un poco antes también aterriza la nueva producción de Jack Black, «Year One» (24 de julio), que transcurre en la Prehistoria y donde el humorista está acompañado por Michael Cera, a quien hemos visto en cintas como «Juno». Después de tres años sin estrenar una cinta de este género, Sandra Bullock regresa al tipo de filmes que la convirtieron en una de las princesas de Hollywood para dar vida en «La proposición» (10 de julio) a una amargada editora de libros que de un día para otro debe casarse con su asistente para poder quedarse en el país donde trabaja. Otra actriz admirada en América, Renée Zellweger, también encarna a una triunfadora en «Ejecutiva en apuros» (este viernes), ambiciosa y acomodada mujer que vive por y para el trabajo. Proveniente del mundo televisivo, Damien Dante Wayans debuta en el largo con «Dance Movie. Despatarre en la pista» (31 de julio). Un bailarín de «street dance», con tendencia a ir por el mal camino, y una joven deciden participar en la madre de todas las competiciones danzarinas. Pero, sin duda, la comedia más irreverente se llama «Bruno» (10 de julio), que dirige Larry Charles y protagoniza Sacha Baron Cohen, quien vuelve a dar vida a un reportero tras «Borat». Y una comedia, aunque romántica, recupera a la polémica Lindsay Lohan, quien en «Labor pains» (31 de julio) es la secretaria de una pomposa editorial (parece que están de moda en Hollywood...) que, cuando está a punto de perder el puesto, se inventa un embarazo. Más seria parece la nueva incursión en la gran pantalla de Beyoncé, que se atreve con un drama de suspense, «Obsesionada» (19 de junio), aunque la cinta pasó sin pena ni gloria por la taquilla norteamericana. Y al mismo corte de película pertenece «Más allá de la duda» (10 de julio), en la que un ambicioso periodista investiga al corrupto fiscal de distrito Mark Hunter (Michael Douglas), y para ello se inculpa como sospechoso de asesinato. «Remake» del clásico realizado por Fritz Lang en 1956, no se trata, sin embargo, de la única revisión por venir, ya que también veremos la nueva «Asalto al tren Pelham 123», que realizó en 1974 Joseph Sargent. Denzel Washington y John Travolta se ven las caras en una tensa cinta que transcurre en los alrededores de un estación cuando unos delincuentes secuestran un tren. Tony Scott es el responsable detrás de la cámara.

De vez en cuando, el marido de Demi Moore recuerda que es también actor, así que Ashton Kutcher presenta también en agosto (el día 28) su nuevo filme, «Spread», o las aventuras de un hombre que goza de una vida privilegiada junto a una señora mayor que él (Anne Heche). Todo va de miedo hasta que conoce a una joven camarera de la que se enamora. Por el bien de su matrimonio, esperemos que no sea premonitorio. Y para acabar, la guinda del pastel, o una de las obras más esperadas de la temporada: el «thriller» «Enemigos públicos» (14 de agosto), del sólido Michael Mann («Collateral», «El dilema», «Heat»...) y con Johnny Depp como el mafioso John Dillinger, legendario bandido que vivió durante la época de la Gran Depresión, un atracador de bancos que se convirtió en el objetivo número uno del entonces incipiente FBI. Christian Bale y Marion Cotillard completan este reparto perfecto.