Juez español y gendarme universal

Los países afectados consideran una intromisión que España investigue denuncias de genocidio en su territorio. 

Juez español y gendarme universal

MADRID- El nuevo presidente de la Audiencia Nacional, Ángel Juanes, puede enorgullecerse, como en su día Felipe II, de que en sus dominios jurisdiccionales nunca se pone el sol. Tíbet, Guatemala, Estados Unidos, Israel, Ruanda, Sáhara, El Salvador... Los tentáculos de la justicia universal llegan, de un tiempo a esta parte, a miles de kilómetros de distancia de la sede del tribunal, incluso hasta las aguas del océano Índico surcadas por los piratas somalíes. Hasta el punto de que hace unos días el antecesor de Juanes en el cargo, Carlos Dívar –actual presidente del Consejo General del Poder Judicial–, alertó de la posibilidad (cada vez menos incierta) de que la Audiencia Nacional termine por convertirse en un «gendarme judicial del mundo». Las palabras de Dívar se escuchaban horas después de que el juez Fernando Andreu decidiese seguir adelante, en contra del criterio de la Fiscalía, con su investigación del ataque aéreo israelí sobre Gaza que, en julio de 2002, terminó con la vida de catorce civiles.Pero la intromisión de la Justicia española fuera de nuestras fronteras arranca unos cuantos años atrás. El «caso Pinochet» impulsado por Baltasar Garzón y la condena milenaria al militar argentino Adolfo Scilingo por los «vuelos de la muerte» supusieron un hito en el ejercicio de la jurisdicción universal. El punto de inflexión, sin embargo, hay que buscarlo en la denuncia de la premio Nobel de la Paz Rigoberta Menchú del genocidio maya en Guatemala, a raíz de la cual el Tribunal Constitucional obligó a los jueces españoles a investigar estos casos incluso sin la existencia de víctimas españolas.

CHINAJueces: Santiago Pedraz e Ismael Moreno.Víctimas españolas: no.Caso: Tíbet y Falung Gong.

El Gobierno chino acusa a España de alentar el separatismo tibetano por investigar las denuncias que le acusan de genocidio. El juez Santiago Pedraz, titular del Juzgado de Instrucción número 1 de la Audiencia, quiere interrogar a seis altos cargos del Gobierno chino y del Ejército, entre ellos tres ministros, por la muerte de 203 personas en la represión en Lhasa y alrededores de marzo del pasado año. El magistrado pretende desplazarse a la India para tomar declaración allí a varios testigos tibetanos.Paralelamente, el juez Ismael Moreno ha admitido, a instancias de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional (que le invocó la «doctrina Guatemala»), una querella por genocidio y torturas en Tíbet y otra similar contra varios miembros del Ejecutivo chino por el trato infligido a varios miembros de Falung Gong, a quien Pekín tacha de secta. En este caso, fue el Tribunal Supremo el que obligó a Moreno a reabrir la causa, pues el magistrado no había admitido la querella en un primer momento.

ISRAELJuez: F. Andreu.Víctimas españolas: no.Caso: ataque israelí sobre Gaza en una operación contra Hamás.

La Audiencia Nacional cerró las puertas a la querella de Rigoberta Menchú y el Tribunal Supremo ciñó la investigación a la muerte de cuatro sacerdotes españoles en el asalto a la embajada de España en Ciudad de Guatemala en enero de 1980. Pero el Tribunal Constitucional le dio la razón y perfiló una jurisprudencia que ahora trae de cabeza al Gobierno(obligado a apaciguar los ánimos de los mandatarios de los países bajo sospecha). Pedraz investiga las denuncias de genocidio, asesinatos, torturas y detención ilegal avaladas por Rigoberta Menchú. El magistrado viajó incluso a Guatemala en 2006 para interrogar a los querellados, entre ellos el ex presidente guatemalteco Efraín Ríos Mont. Pero allí se dio de bruces con el obstruccionismo de la Justicia del país centroamericano, que como gato panza arriba obligó a Pedraz a volverse con las manos vacías. Desde entonces, el magistrado ha tomado declaración a medio centear de víctimas y testigos, sorteando el evidente malestar de las autoridades guatemaltecas.

EE.UU.Jueces: S. Pedraz e Ismael Moreno.Víct. esp.: sí.Caso: muerte de Couso y querella contra tres ex SS.

Pedraz procesó por crímenes de guerra y asesinato a los tres militares estadounidenses que dispararon el 8 de abril de 2003 contra el hotel Palestine de Bagdag, donde se alojaba la prensa extranjera, causando la muerte del cámara de Telecinco José Couso. La Sala de lo Penal, no obstante, revocó esa decisión, y el juez sigue investigando los hechos. Estados Unidos se ha negado sistemáticamente a que los militares sean interrogados en relación a este asunto.Más reciente es la querella presentada contra tres miembros de la SS Totemkof de los campos de concentración de Mauthausen, Sachsenhausen y Flossenbürg por delitos de genocidio y lesa humanidad. El juez Ismael Moreno ha solicitado a Estados Unidos, lugar de residencia de los antiguos guardianes nazis, más información al respecto, pero el magistrado español ya ha escuchado el testimonio de dos supervivientes españoles octogenarios, Jesús Tello y Ramiro Santisteban (residentes en Francia), que acudieron a la Audiencia Nacional para apuntalar la denuncia con sus recuerdos. Por esos campos de concentración pasaron más de 7.000 españoles, de los que murieron alrededor de 4.300.

GUANTÁNAMOJueces: B. Garzón, I. Moreno y Eloy VelascoVíctimas esp.: sí.Caso: torturas y querella contra los abogados de Bush y vuelos CIA.

Tres jueces se disputan ahora mismo la competencia para investigar Guantánamo. Garzón comenzó a investigar a los asesores jurídicos de Bush que idearon el andamiaje jurídico de Guantánamo, pero se vio obligado a dejar la querella, que finalmente fue a parar a su compañero Eloy Velasco, que ha preguntado a EE UU si va a investigar los hechos antes de decidir si lo hace él. Garzón, mientras, ha reabierto una denuncia por torturas a tres ex prisioneros de Guantánamo, entre ellos un español al que él mismo procesó por pertenencia a Al Qaida.Desde mucho antes, Ismael Moreno instruye la causa por el traslado de los presos en aviones de la CIA que hicieron escala en España. Para la Fiscalía él es quien debe investigar Guantánamo.Jueces: Baltasar Garzón.Víctimas españolas: no.Caso: denuncia de genocidio en el Sáhara contra trece militares marroquíes.

En diciembre de 2007, el juez Baltasar Garzón admitió a trámite una querella contra trece militares marroquíes por delitos de genocidio en el Sáhara tras la retirada española de la antigua colonia. El magistrado ha cursa do una comisión rogatoria al Reino de Marruecos solicitando más información sobre los hechos referidos y ya ha tomado declaración a varios testigos. Según los querellantes, hijos de algunos desaparecidos, son más de quinientos los saharauis de los que no se tiene noticia desde el año 1975.

RUANDAJuez: Fernando Andreu.Víct. esp.: sí.Caso: crímenes contra la población entre 1994 y 2000.

Fernando Andreu procesó en febrero de 2008 a 40 militares del Gobierno ruandés acusados de delitos de genocidio, crímenes de lesa humanidad y terrorismo por instaurar un régimen de terror y realizar «horrendos crímenes» contra la población civil. Todos ellos están en busca y captura.Entre las víctimas de las matanzas se encuentran nueve españoles que trabajaban en campos de refugiados. El juez ha tomado declaración a varias víctimas.EL SALVADORJuez: Eloy Velasco.Víctimas españoas: sí.Caso: Asesinato de seis jesuitas, entre ellos Ignacio Ellacuría, en 1989.

El 16 de noviembre de 1989 fueron asesinados seis jesuitas, cinco de ellos españoles, y dos de sus empleadas en la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas de la capital del país centroamericano, San Salvador. El pasado 12 de enero, veinte años después, el juez Eloy Velasco admitió a trámite una querella contra catorce militares salvadoreños por estos crímenes. Entre las víctimas estaba el rector del campo, el jesuita español Ignacio Ellacuría.El juez ha pedido a El Salvador más información sobre la causa penal que se abrió en el país centroamericano a consecuencia del asalto. Velasco ha citado a declarar a cuatro ex diputados españoles que viajaron en su día a El Salvador para investigar los hechos.