La crisis de precios de la leche y los cereales marca el fin de curso

El sector lácteo y el de los cereales atraviesan malos momentos. En ambos casos los precios no se han recuperado.

Elena Espinosa, ministra de Agricultura
Elena Espinosa, ministra de Agricultura

MADRID- El final del curso de política agraria 2008-09 se caracteriza por la crítica situación que se vive en el sector lácteo, no sólo en España, sino también en el conjunto de la UE; también por la mala cosecha de cereales de otoño invierno, especialmente en Castilla y León, aunque eso no ha servido para que los precios del mercado interior, influenciado por la situación internacional, se hayan recuperado. La operación de ayuda al almacenamiento privado de aceite de oliva parece haber servido para que las cotizaciones de este producto hayan subido. Mientras tanto, se contempla con preocupación el comienzo de la próxima campaña de vino, a la vista de los importantes excedentes que están en manos de las cooperativas. En el caso de la leche, la Comisión Europea presentó días atrás su Comunicación sobre la situación de este sector. La verdad es que en el documento, que ha sido muy criticado por la delegación española y también por las de otros Estados miembros, no hay novedades significativas en lo que respecta a medidas para salir de la crisis. En España se firmó un acuerdo para dar más importancia a los contratos homologados y, sobre todo, para establecer un sistema de precios en este tipo de contratos, que se utilice como referencia para que las industrias paguen la leche a los ganaderos. Sin embargo, no hay muchas esperanzas de que sirva para aliviar la situación de estos últimos.En cereales, las cotizaciones no se han recuperado, a pesar de que la cosecha, en el caso de la correspondiente a los de otoño invierno, ha sido mala. Así, el MARM ha vuelto a revisar a la baja sus previsiones de producción, que sitúa ahora en 13,6 millones de toneladas, una cifra que se acerca mucho a la que vienen facilitando las organizaciones agrarias, las cooperativas y los comerciantes. Mientras tanto, las cotizaciones mantienen una tendencia errática (la semana pasada hubo un poco de todo), en un contexto de mercado muy parado. Por otro lado, en el sector del aceite se ha registrado en las últimas semanas una ligera recuperación, mientras que en la segunda licitación para autorizar ayudas al almacenamiento privado se aceptaron en España 31.200 toneladas. El 1 de agosto comienza la campaña de comercialización del vino. Los cambios más significativos se registrarán en las normas sobre etiquetado, calidad y prácticas enológicas.