La educación por sexos gana peso

Uno de los atractivos del modelo educativo es el reducido porcentaje de fracaso escolar en relación con la media.

Los centros que educan a alumnos y alumnas en clases diferenciadas están cada vez más solicitados por los padres. El 95 por ciento de los cerca de 150 centros de estas características que están repartidos por toda España tienen un exceso de demanda. Es más, el 30% de las solicitudes de los padres para cursar el primer curso de Infantil no pueden ser atendidas, según los datos de los que dispone la Asociación Europea de Educación Diferenciada (EASSE).

 

Valga como ejemplo el caso del colegio santanderino Torrevelo (sólo niños), al que la Administración autonómica acaba de denegar la ayuda que permite la gratuidad de la enseñanza. El curso pasado ofertó 50 plazas para 1º de Infantil; un 10% de las solicitudes quedaron fuera.

 

El colegio Peñamayor (Asturias), otra de las comunidades donde también se ha anunciado la retirada del concierto a los centros de educación diferenciada, disponía igualmente de 50 plazas; 22 peticiones no pudieron ser atendidas. Peor fue el caso del colegio Montespiño de La Coruña, que ofreció otro medio centenar de plazas, pero 48 niños quedaron fuera.

 

Obstáculos

 

Mientras, otros centros de similares características de nueva construcción han encontrado un camino pedregoso cuando han intentado abrir sus puertas. En Madrid, la patronal de la enseñanza privada y concertada, CECE, ha denunciado la campaña de «acoso» que sufre el colegio Alborada, de ideario cristiano y enseñanza diferenciada, en la localidad madrileña de Alcalá de Henares, que tiene previsto entrar en funcionamiento el próximo curso académico. CECE ha denunciado la «campaña de descrédito» que está sufriendo el nuevo centro por parte del Partido Socialista de Alcalá de Henares, entre otros. Sin embargo, este modelo «perseguido» en España en comunidades donde gobierna el Partido Socialista, gana terreno en Estados Unidos y en el resto de los países europeos. En cinco años, EE UU ha pasado de tener cuatro escuelas públicas de educación diferenciada a 560.

 

El Secretario de Educación, Arne Duncan, lleva años luchando por la implantación de este modelo educativo en las escuelas públicas, donde ha logrado la realización de experiencias exitosas. Precisamente, en Nueva Gales del Sur, el estado más poblado de Australia, las solicitudes de plaza en las escuelas públicas mixtas se redujeron un 50% en 2001, a favor de las escuelas diferenciadas.

 

Este fue uno de los aspectos analizados en el último congreso internacional de educación diferenciada celebrado en Roma el pasado 24 de abril. Y es que uno de los principales atractivos del modelo educativo es el resultado que está dando para combatir el fracaso escolar, ya que si la media nacional es del 30%, en estos centros es sólo del 5%.

 

Es por esto por lo que el presidente de EASSE, Josep María Barnils, cree que la educación por sexos va a ir creciendo y se implantará en algunas asignaturas porque «puede ayudar a resolver uno de los males de la educación española».

 

«Se piensa que la escuela tiene que ser un reflejo de la sociedad, pero la escuela es un ambiente artificial creado para ayudar a los jóvenes en su desarrollo, para que aprendan a ser íntegros, coherentes y capaces de vivir en una sociedad que a veces puede ser agresiva y violenta y, en el caso de la educación diferenciada, lo importante es que sea vista como algo normal», añadió Barnils.