La Junta urge a que el nuevo modelo de financiación se aplique en 2010

El PP-A cree que las espectativas del Gobierno andaluz para el próximo ejercicio son «bastante preocupantes».

La Razón
La RazónLa Razón

sevilla- El vicepresidente segundo de la Junta y consejero de Economía y Hacienda, José Antonio Griñán, se mostró ayer partidario de aplicar en 2010 las cantidades que Andalucía reciba del nuevo sistema de financiación autonómica, para así poder «compensar» el próximo ejercicio, que, a su juicio, será «difícil» y con unos presupuestos «restrictivos».En comparecencia en comisión parlamentaria, Griñán destacó que tanto el pago de la deuda histórica como el nuevo modelo de financiación se convierten en una ventaja estratégica, «que nos proporcionará un margen de maniobra adicional a la hora de plantear el presupuesto para 2010», de forma que en el próximo ejercicio incidirán, a su juicio, de manera «notable» variables como la liquidación de la disposición adicional segunda y el nuevo sistema de financiación.En su opinión, el modelo de financiación «es el que nos puede proporcionar la liquidez, siempre que consigamos que la parte más importante se aplique en 2010». En la misma línea, Griñán agregó que si el sistema de financiación se aprueba este año, «la parte más importante iría en 2009». En ese sentido, consideró que este año se cumplirá el «escenario presupuestario» y las previsiones, de forma que habrá una «liquidación satisfactoria» de las cuentas. Si bien admitió que en 2010 habrá unas cuentas «muy difíciles» porque los ingresos «van a depender en buena medida de la evolución de los tributos de este año, que está siendo especialmente complicado para la economía».Augurios en los que coincidió el diputado del PP-A, Salvador Fuentes, quien dijo que las previsiones para 2010 «son bastante preocupantes, sobre todo para el endeudamiento en cuenta y por la merma de ingresos importante que se registrará el próximo año». El popular apuntó, asimismo, que «no se cumplirán las previsiones de la Junta, aunque siguen impasibles y confiando en que eso sí ocurrirá» cuando, a su juicio, «estamos en una situación de emergencia económica y social».