Europa

Las incógnitas de la vacuna pandémica

La OMS se da de plazo hasta el jueves para decidir si recomienda la producción del fármaco. Si el virus mutase en las próximas semanas, la inmunización sería inútil

Las incógnitas de la vacuna pandémica
Las incógnitas de la vacuna pandémica

La OMS decidirá el jueves si recomienda la producción masiva de una vacuna contra la gripe porcina. Aunque nada más saltar la alerta el organismo puso en marcha su maquinaria para iniciar la producción de la vacuna, esta semana Marie-Paule Kieny, su responsable de vacunas, anunció que la decisión definitiva de recomendar producirla a gran escala se daría el día 14 de mayo. Los motivos que justifican este aplazamiento cuando el número de casos crece exponencialmente son varios. Por un lado, la producción a toda máquina de una vacuna contra el nuevo virus lleva aparejado detener -al menos en parte- la fabricación de la vacuna para la gripe común, que cada año causa hasta 500.000 muertes. Kieny reconoce que «continuar vacunando contra la gripe estacional es importante», sobre todo cuando, además, parar la fabricación de la vacuna común no va a permitir acortar los plazos de la nueva vacuna, cuyas primeras dosis estarían listas en octubre. Lo impredecible de la evolución del virus también se sopesa en la decisión. La cepa del patógeno que se prepara para la vacuna se aisló en México y EE UU, pero el H1N1 podría mutar, lo que haría que la vacuna fuera inservible o , en el mejor de los casos, dejara de ser cien por cien eficaz. La Agencia de Protección de la Salud británica dio a conocer ayer la primera secuencia genética del H1N1 que ha llegado a Europa. Ahora se comparará con las muestras de Norteamérica y, si difiriera, sería una muestra de la posible inutilidad de hacer una vacuna. Por último, hasta la fase final del proceso de producción no se sabrá cuántas personas se podrán inmunizar, algo que dependerá de si se necesitan una inyección o dos para proteger. En el caso de hacer falta un par de dosis -como ocurría con la gripe aviar- la cifra de personas que podrían ser protegidas se reduciría a la mitad. Nuevos datos Por otro lado, se van conociendo los detalles de la epidemiología de la nueva gripe. Un estudio publicado por «The New England Journal of Medicine» radiografía al infectado tipo: joven (15 años de media en EE UU y 27 en Europa), con fiebre, tos y dolor de garganta. Los más graves suelen sufrir otras enfermedades crónicas, como asma, diabetes, cardiopatía o tuberculosis. Sin embargo, la muerte en jóvenes sanos se explicaría por la rápida degeneración de la gripe a neumonía vírica, resultado de un fenómeno conocido como «tormenta de citoquinas», por la que el propio sistema inmune reacciona ante el nuevo virus encharcando los pulmones.