Domingo Acosta: «Las nuevas insulinas son efectivas durante 24 horas»

Domingo Acosta: «Las nuevas insulinas son efectivas durante 24 horas»
Domingo Acosta: «Las nuevas insulinas son efectivas durante 24 horas»

Una de las principales consecuencias de la obesidad, principal componente del síndrome metabólico, según la Sociedad Española de Diabetes, es la resistencia a la insulina que desencadena y en consecuencia los problemas diabetológicos.-¿Podemos acusar a la obesidad como principal factor desencadenante de la diabetes tipo 2?- Claro que sí. Obesidad y diabetes van muchas veces de la mano. Con frecuencia, la obesidad condiciona el desarrollo de una diabetes mellitus tipo 2 , de tal manera que la epidemia de sobrepeso y obesidad que sufre el mundo desarrollado y los países en vías de desarrollo hace que haya cada vez más diabetes. -¿La mayoría de los diagnósticos de diabetes se deben a este factor de riesgo?- Si bien es verdad que en nuestro medio actual la obesidad justifica una alta incidencia de diabetes, lo cierto es que hay que tipificar la diabetes al que nos enfrentamos, pues no siempre se cumple este patrón. Podemos enfrentarnos a una diabetes mellitus tipo 1, una diabetes tipo 2, o a casos menos frecuentes de diabetes secundaria a otra patología o debida a alteraciones genéticas específicas, tales como la diabetes mellitus tipo MODY.-¿Resulta difícil establecer un patrón característico de paciente con diabetes mellitus tipo 1 o tipo 2?-Cada vez avanzamos más en el conocimiento y podemos ser más precisos en la clasificación de los diabéticos, cosa necesaria, porque a pesar de que la tipo 1 suele aparecer en personas muy jóvenes, también puede hacerlo en la vida adulta. Por el contrario, también es usual encontrar casos de diabetes tipo 2 en adultos muy jóvenes. Eso supone que la frontera entre uno y otro tipo tenga a veces una ancha superposición.-En el campo de los tratamientos con insulinas se ha logrado no sólo el control de la enfermedad, sino también de calidad de vida del paciente, ¿cierto?- El control integral del paciente diabético, abarcando desde factores tales como el peso, la presión arterial, lípidos... y, por supuesto, los niveles de glucemia. Cada vez nos acercamos más a intentar corregir el mecanismo fisiopatológico alterado. -A veces, como ocurre con otros factores del síndrome metabólico, esta enfermedad pasa desapercibida durante un tiempo, ¿qué síntomas la desvelan?-Es cierto que existen algunos casos en los que la diabetes no debuta de forma brusca, sino que aparece un determinado grado de hiperglucemia que no provoca ningún síntoma agudo, pero que desencadena el desarrollo de complicaciones crónicas. -Dependiendo del tipo de paciente y sus necesidades ¿que tratamiento sería el más adecuado?-La diabetes tipo 2 tiene varias alternativas, como los agentes orales o sustancias relativamente novedosas, como los inhibidores de la enzima DPP-4, o fármacos distintos a la insulina que se administran por vía parenteral como son los incretín-miméticos, sustancias que pueden ayudar a controlar la glucemia y a la vez facilitar que el paciente diabético tipo 2 pueda perder algún peso. Además de estas medidas, contamos con los tratamientos basados en insulina, porque no podemos olvidar que en el paciente con diabetes tipo 2 existe un grado de deficiencia insulínica, que se acentúa con el tiempo.-¿Es importante la insulinización temprana para el control glucémico?-No cabe duda que hemos de evitar ese periodo «silente» de mal control metabólico. Se trata de un periodo en el que los fármacos útiles en un principio ya no son capaces de conseguir objetivos terapéuticos adecuados, Yo no apuntaría a la insulinización a tiempo adecuado para prevenir las complicaciones.-¿Qué beneficios tiene el análogo de insulina de acción prolongada?-Las nuevas insulinas, entre ellas la glargina, se han diseñado algunas modificaciones en la propia molécula de insulina que hacen que cambien sus propiedades farmacocinéticas, para que se consiga un perfil de acción de 24 horas. En ocasiones hay que añadir análogos de acción rápida, que se usan previos a las comidas.-¿Por qué no una única administración?-Es verdad que en determinadas ocasiones podemos conseguir adecuados objetivos combinando la administración de insulina de acción prolongada con determinados agentes orales que se encargan de cubrir la parte prandial, que resultaría útil un durante un periodo de tiempo, antes de necesitar instaurar una pauta insulínica multidosis, a la que con frecuencia el paciente se ve abocado si quiere mantener un óptimo control metabólico