Los ginecólogos piden más educación sexual y acceso a los anticonceptivos

Holanda tiene la ley más permisiva de Europa y una baja tasa de aborto. ¿La causa? Su avanzado modelo educativo.- Para ver el gráfico completo pinche en «Documento», arriba, junto a la imagen

Los ginecólogos piden más educación sexual y acceso a los anticonceptivos
Los ginecólogos piden más educación sexual y acceso a los anticonceptivos

MADRID- Los ginecólogos piden más información y acceso a los métodos anticonceptivos para evitar los abortos. Prevención frente actuación. Si lo prefieren, educar para evitar embarazos no deseados cuyo resultado es un aborto. Para los médicos es importante este punto, ya que la interrupción del embarazo «es una última salida no deseada, no un medio para acabar con un problema». ¿Se pueden reducir con labores de prevención el número de interrupciones de embarazos? Hay un ejemplo de cómo la educación puede contribuir. «Holanda es uno de los países donde la legislación es más permisiva para practicar abortos y tiene una de las tasas más bajas de interrupciones de la UE», explica el ginecólogo Javier Martínez. Lo que podría parecer un contrasentido tiene su explicación en la política educativa. «Se combate el aborto desde la escuela. Es un país en el que el aborto se considera negativo», remarca el también ginecólogo José Zamarriego.Pasa en otros países europeos donde las leyes son permisivas, pero se ha apostado por dos variables: formación y acceso a los métodos anticonceptivos. ¿Cómo está España en este sentido? Los ginecólogos creen que no hay una política de prevención. «Los jóvenes no saben nada de la reproducción sexual», opina Zamarriego. Menos contundente es Martínez, que piensa que «es necesario que en la escuela se dé una verdadera formación». En general, los médicos otorgan a España un suspenso en este capítulo. «La formación debería darse en edades tempranas, las niñas empiezan cada vez antes a mantener relaciones sexuales (12 años), dice Zamarriego. «Todo lo que sea formación es imprescindible para acabar con un problema que no se soluciona con una píldora». Pero la educación no es la única pieza que falta en la política de prevención de embarazos. Facilitar el acceso a los anticonceptivos es clave para los ginecólogos. Para chicos y chicas que comiencen a tener relaciones, el precio del anticonceptivo puede marcar su uso. Aquí España se sitúa también a la cola de las ayudas. «Muy pocos anticonceptivos forman parte del Sistema Nacional de Salud», explica Zamarriego. De hecho, las campañas de promoción de preservativos en España las han realizado empresas privadas, que contaron con el apoyo publicitario de Sanidad, pero que siguen obligando a los menores, por ejemplo, a tener que comprar el anticonceptivo. «El alcohol y las drogas en los menores elevan mucho el riesgo», dicen los médicos. Tampoco hay aquí una explicación de causa-riesgo por parte de la autoridades. La prevención no forma parte de la política sanitaria española.