Los ministros de Exteriores de Francia y Reino Unido viajan a Congo para intentar resolver la crisis

Dos ministros de Relaciones Exteriores de países de la Unión Europea viajaron este sábado a la República Democrática del Congo para sumarse a los esfuerzos para resolver la crisis política que la ONU califica de "tragedia humanitaria".

La RazónLa Razón

Los cancilleres Bernard Kouchner de Francia y David Miliband del Reino Unido, se reunieron en Kinshasa con el presidente congolés, Joseph Kabila, para posteriormente trasladarse a la ciudad de Goma, en el este del país, donde decenas de miles de personas han huído tras el avance de los rebeldes tutsis.
El viaje de los ministros europeos coincide con el anuncio de una cumbre regional para intentar resolver la crisis. El presidente congolés, Joseph Kabila, tiene previsto reunirse con su contraparte ruandesa, Paul Kagame, bajo los auspicios de las Naciones Unidas y la Unión Africana. Se espera que el encuentro tenga lugar en la capital de Kenia, Nairobi, en las próximas semanas.
El acuerdo para iniciar las conversaciones se logró tras dos días de diplomacia itinerante por parte del enviado de la Unión Europea, Louis Michel. Sin embargo, Michel informó que aún no se ha invitado al general Laurent Nkunda, dirigente de los rebeldes, para que participe en las reuniones. 

Retos con Nkunda
La tarea más difícil en la negociación es persuadir al general Nkunda, no sólo de llegar a un acuerdo sino además de renunciar a mucho de lo que ha tomado recientemente por la fuerza.
Nkunda insiste que él lucha para proteger a la comunidad tutsi de los ataques perpetrados por milicias de hutus ruandesas, algunas de los cuales están acusadas de participar en el genocidio de 1994.
Según el analista de asuntos internacionales Alan Little, Congo considera a Nkunda un terrorista, mientras que Ruanda dice no tener ningún control sobre él.
Entretanto, aparecen nuevos informes de violaciones de derechos humanos por parte de fuerzas gubernamentales y rebeldes en la República Democrática del Congo. Crecen los temores por la seguridad de miles de civiles que han debido abandonar sus hogares debido a la violencia registrada en el este del país.
Los rebeldes encabezados por Nkunda consiguieron acercarse a Goma, la mayor ciudad del oriente de Congo, causando que miles de personas huyeran. Las organizaciones humanitarias han dicho que poseen informes creíbles de que decenas de miles de personas han sido obligadas a dejar sus campos de refugiados.
La ONU ha hablado de una tragedia humanitaria, con violencia contra los civiles de manera generalizada. Más de 250.000 personas han abandonado sus hogares tras varios meses de violencia.