Martínez recurrirá la sentencia y pide rezar por el sacerdote que le acusó

La Razón
La RazónLa Razón

Monseñor Javier Martínez, arzobispo de Granada, ha anunciado que presentará un recurso contra la sentencia que decreta su culpabilidad por dos acusaciones de coacción formuladas por un sacerdote de su diócesis. En una nota hecha pública por el prelado, monseñor Martínez manifiesta que «respeta escrupulosamente las decisiones de los Tribunales de Justicia», pero que discrepa «legítimamente de la sentencia». El arzobispo de Granada se considera «inocente del delito» de lesiones psicológicas y de integridad moral contra el sacerdote Francisco J. Martínez al que el Tribunal ha obligado a indemnizar con 3.750 euros. «Soy inocente de la falta por la que he sido condenado y anuncio que interpondré contra la sentencia los recursos que el ordenamiento jurídico me permite para defender mi inocencia», asegura el prelado en su nota. Monseñor Martínez, que no explica las razones de su decisión «por respeto a la independencia de los Tribunales de Justicia», agradece «de corazón los muchos testimonios de comunión, de afecto y respeto a la Iglesia que he recibido» durante el proceso judicial, al que califica de «doloroso».
El arzobispo de Granada interpreta este acontecimiento como «un designio providencial del amor de Dios para bien de todos los hombres» y por ello pide oraciones «por la Iglesia, por el sacerdote que ha puesto la querella y por mí mismo».
Por otro lado, el movimiento Comunión y Liberación ha emitido un comunicado de apoyo al arzobispo al que define como «una persona entregada sin reservas a la Iglesia y al servicio de los hombres»