América

Muntadas: «Este galardón no cambiará mi visión del poder»

Muntadas: «Este galardón no cambiará mi visión del poder»
Muntadas: «Este galardón no cambiará mi visión del poder»

Al precursor del arte conceptual Antoni Muntadas (Barcelona, 1942) algunos lo conocen en Nueva York por su nombre completo y otros simplemente por su apellido. Pero nadie duda de que este artista multidisciplinar es uno de los grandes críticos de las estructuras del poder. Todavía así, ayer se le otorgó un galardón, el Premio Velázquez de Artes Plásticas 2009, como reconocimiento a su destacada e intensa trayectoria y contribución al arte contemporáneo nacional e internacional. Cuando se supo en España, Muntadas está en Boston dando clase de Arte Público en la universidad. LA RAZÓN le sacó del aula para darle la enhorabuena por este galardón. «Gracias. Bueno, cuando los premios sí vienen dados sin pedirlos, uno no puede hacer otra cosa que sentir gran satisfacción», reconoce del eterno juego que libran el poder y los artistas.

Campañas presidenciales

Precisamente, entre el trabajo del catalán, que lleva en Nueva York desde 1971, destaca una antología de los últimos 40 años de anuncios de campañas presidenciales en EE UU que se pudo ver en el MoMA el 30 del pasado octubre, cuatro días antes de que el entonces senador Barack Obama se conviertiese en presidente. Muntadas, todavía sorprendido, reconoció que «es algo que no te esperas. Yo estoy en contacto con España, pero...», admitió el artista, que vive y trabaja en un estudio en el barrio de TriBeCa. Eso sí, Muntadas es reconocido por su obra sobria y seria que cuestiona las estructuras del poder. Interrogado por si este galardón va a modificar su visión, reconoció que «no va a cambiar mi forma de trabajar. Son ya muchos años», matizó acerca de la posibilidad de «cambiarse de bando». Ahora está ocupado con proyectos en EE UU, Estambul y Sao Paulo, ya que considera que es «lo que debe hacer». Sobre todo, en tiempos de crisis, mientras todos se cuestionan los valores que ha seguido hasta ahora. Dicen que el mundo cambió en septiembre con el colapso financiero. Pero él tiene previsto hacer lo que siempre hizo: «Seguir trabajando. Y en lo que uno cree».