Literatura

Andrés Neuman: «Lo digital no lleva aparejada la piratería»

El escritor participa en el Hay Festival Alhambra y avanza los secretos de su nueva novela, «El viajero del siglo»

Andrés Neuman: «Lo digital no lleva aparejada la piratería»
Andrés Neuman: «Lo digital no lleva aparejada la piratería»

No lo dudó el escritor Andrés Neuman al comentar el impacto que tendrá la revolución digital en la literatura: «Los medios de comunicación están hablando de algo que no ha ocurrido. Vivimos una pandemia digital que no se ha hecho realidad. ¿Quién lee, hoy, más en digital que en papel?». El escritor, ganador del XII Premio Alfaguara con su libro «El viajero del siglo», participó ayer en el Hay Festival Alhambra y defendió la convivencia del libro tradicional con el e-book. «No existe el enfrentamiento papel contra digital. Existirán las dos formas. El libro perdurará tanto como el hombre. Ha sobrevivido a otras revoluciones: ¿por qué no ahora? El libro es como las cucarachas. Cuando suceda una hecatombe, sólo sobrevivirán dos cosas: las cucarachas y los libros». Neuman, que aguarda con impaciencia la llegada de su próxima novela a las librerías (apenas quedan unos días), recordó que «la literatura no es un formato. Es un estado del lenguaje. Jamás lo electrónico reemplazará al libro tradicional. De hecho, lo digital puede reforzar el papel al posibilitar que, dentro de veinte años, por ejemplo, cualquier lector pueda imprimir uno al instante. Creo que las posibilidades, en realidad, se ensanchan». El novelista concluyó su reflexión con una rápida mirada al pasado: «La literatura existía mucho antes de la imprenta y ha proseguido después. ¿Alguien le dijo a Cervantes que con la publicación de "El Quijote"ponía en riesgo el libro? Nos gusta demasiado el Apocalipsis».

La oportunidad que ofrecen los nuevos soportes digitales para piratear contenidos, como ha sucedido ya en la música y el cine, la atajó el escritor con una respuesta contundente: «La piratería no es una consecuencia de la tecnología. Lo digital no lleva aparejada la piratería. Eso ha sido culpa de los gobiernos, que han tardado en comprender que es un foro muy importante. Internet terminará legislándose. Habrá leyes que no perjudiquen a los internautas y a los ciudadanos».

Neuman comentó las impresiones que le invaden cada vez que publica un nuevo libro: «En la juventud eres más seguro. Ahora soy más lento y más inseguro que antes. En realidad, cada vez tengo más miedo. Cuando ves tu libro, estás viendo todo el trabajo que te ha costado. Yo lo contemplo con una enorme inseguridad. No sabes si has acertado. Cuando las críticas que recibes son favorables, además, sientes más responsabilidad que antes. Pero continúas sintiendo el mismo miedo que el primer día». Neuman afronta ahora el alumbramiento de su próxima apuesta: «El viajero del siglo», que todavía no ha llegado a las librerías. «El protagonista es una persona que viaja y un día encuentra un anciano que toca música. Es el único personaje que está a gusto con el lugar donde se encuentra. Por eso, al toparse con este organillero, el protagonista decide que debería entablar conversación con él y ampliar su estancia en ese pueblo». El sustrato del libro es el paralelismo que existe entre el periodo narrado, que pertenece al siglo XIX, y las situaciones que vive ahora Europa: «Es el año 1827. Entonces, como ahora, hubo un giro conservador, todavía se discutía la importancia de la Iglesia en Europa, y recordemos cómo en la UE se discutió esa idea al redactar la Constitución. Es un instante de la historia en que Europa se levantaba sobre las ruinas de una revolución que creía en los derechos individuales, la desamortización y la libertad de Prensa. Y con esos planteamientos se llegó a un imperialismo que intentaba expandirse por todos los países. Y eso no es ajeno al estrepitoso fracaso de la izquierda. No existen actualmente proyectos globales de izquierda sin tendencias autoritarias. Castro hace ya muchos años que es una vergüenza y Hugo Chávez es una caricatura». Pero en el centro de la novela aguarda una sorpresa argumental que está relacionada con la traducción: «No quiero comentar mucho. Pero, para mí, la traducción es la realización de la última utopía. La única realizable todavía. Es una idea que me gusta. El puente entre un texto que existe y otro que no existe aún».