«Pacientes de segunda» por Sergio Alonso

La Razón
La RazónLa Razón

El nuevo modelo de financiación que pergeñan José Luis Rodríguez Zapatero y Pedro Solbes va a propinar el golpe de gracia definitivo al Sistema Nacional de Salud (SNS). Olvídense a partir de ahora de la cohesión sanitaria en España, de la equidad en el acceso a los servicios médicos y de unas prestaciones homogéneas en todas y cada una de las autonomías. El modelo financiero dibujado por el Gobierno rompe en añicos la Sanidad porque premia a las regiones ricas, con más ciudadanos consumidores, frente a las pobres, las que tienen una capacidad recaudatoria menor de los impuestos que han recibido del Ejecutivo. Lo rompe, porque, además, los fondos destinados a salvaguardar la equidad no garantizan que ésta vaya a producirse, a la vista de la libertad que se concede a las comunidades para elegir el destino de los tributos cedidos, y porque los precedentes que existen han demostrado su fracaso. El destinado a la cohesiónque fija la ley para la Sanidad es uno de ellos. Este año, las cantidades a percibir por las autonomías tendrán el límite de 99 millones de euros, una cifra absolutamente insuficiente para limar desigualdades en el acceso a servicios de referencia, a terapias contra el cáncer o a algunas prestaciones. O hay un cambio de rumbo, o no habrá ya forma de evitar que haya una España de primera y de segunda categoría en Sanidad.