«Podía haber perdido la pierna»

La Razón
La RazónLa Razón

Londres- «Recupérate pronto, Eduardo», deseaban las vallas de publicidad del Emirates Stadium al delantero croata del Arsenal el pasado sábado. El club quería mostrarle su apoyo después de la agresión que una semana antes le había roto la tibia y el peroné. El mensaje se podía leer antes del comienzo del encuentro y se repitió durante el partido entre anuncio y anuncio.

Eduardo, mientras tanto, agradece la labor del fisioterapeuta del Arsenal, Gary Lewin, después de su lesión. «Fue tan grave que podía haber perdido la pierna», reconoce en una entrevista publicada en «News of the World». «Siempre estaré agradecido a Gary por lo que hizo al reducir el riesgo de mi pierna, eso fue decisivo», comenta el delantero del Arsenal.

El croata todavía no entiende por qué Taylor, jugador del Birmingham, se lanzó sobre él de esa manera. «No puedo entender cómo alguien podía hacer una entrada así en el minuto tres de partido», dice. «Quiero creer lo que dice Taylor y pensar que lo que sucedió fue un lamentable accidente», comentó. «Sería increíble pensar que lo que hizo fue premeditado».

Eduardo no se acuerda demasiado del momento de la agresión, aunque sí del dolor que sintió al ver su pie dado la vuelta. «Mis sentidos volvieron cuando llegué al hospital», reconoce. Una entrada que llevó a su entrenador, Arsene Wenger, a pedir que Taylor no volviera a jugar al fútbol. Alex McLeish, el entrenador del Birmingham, lo disculpó diciendo que no era un futbolista dado a esas acciones. «Sólo hace falta matar una vez a una persona», fue la respuesta de Wenger, que después se arrepintió y pidió perdón por sus comentarios.

El ánimo de Eduardo mejora con el paso de los días. Hace unas semanas se confesó incapaz de volver a ver la jugada y creía que una entrada así sólo podía hacerse con mala intención. Taylor ha visitado a Eduardo en el hospital y le pidió perdón por su agresión. «Acepté sus disculpas, le vi realmente preocupado y me parece que fue sincero», dice el croata.

Para él lo peor es perderse la Eurocopa. Sus goles fueron decisivos para que Croacia dejara a Inglaterra fuera del torneo que se disputa este verano en Austria y Suiza. «La Eurocopa era un gran sueño para mí. Clasificarnos para este evento fue uno de los mejores momentos de mi vida, pero sólo tengo 25 años y puedo jugar otras Eurocopas. Eso es lo que tengo en mi cabeza», comentó.

Los mensajes de apoyo que ha recibido le hacen olvidarse de los nueve meses que se pasará sin poder jugar al fútbol. El más sentido, quizá, el de su seleccionador, Slaven Bilic. «Al diablo con la Eurocopa», dijo cuando se enteró de que Eduardo no podría estar con ellos. «Es como mi hijo, crecimos juntos, él como jugador y yo como entrenador», reconoció.

El Arsenal ya empieza a echar de menos a su goleador y el sábado sólo pudo empatar a uno en los últimos instantes del encuentro ante el Aston Villa. Ahora la distancia con el Manchester United se ha quedado a sólo un punto de los «gunners». La importancia de Theo Walcott, que ya fue titular ante el Aston Villa, debe crecer aún más. El joven delantero fue prácticamente como invitado al pasado Mundial, pero aún no ha conseguido hacerse un hueco con regularidad en la alineación del Arsenal.