Presidenta con la abstención de UPyD

VITORIA- La novena Legislatura del Parlamento vasco arrancó ayer con la elección de la popular Arantza Quiroga como presidenta de la institución gracias a la mayoría absoluta que suman el PSE y el PP (38 escaños). UPyD dejó su papeleta en blanco, porque «no ha habido comunicación» con su grupo, en una votación en la que la candidata del PNV, Izaskun Bilbao, obtuvo el apoyo de los 36 parlamentarios de su grupo, Aralar, EB y EA. Un resultado que estaba previsto en el pacto PSE-PP, y que, además, garantiza la investidura del socialista Patxi López como lendakari. Quiroga se convirtió así en la primera diputada popular que ocupa la Presidencia de la Cámara de Vitoria, cuya Mesa se completó con Blanca Roncal (PSE) e Iñigo Iturrate (PNV) en las dos vicepresidencias, y Jesús Loza (PSE) y Mikel Martínez (PNV) en las dos secretarías. El nombramiento de Quiroga sólo fue aplaudido por los parlamentarios del PP y algunos socialistas. El simbolismo marcó el inicio y el final del discurso de Quiroga, que comenzó en euskera y concluyó con «un recuerdo emotivo a todas las víctimas del terrorismo». Quiroga destacó en su intervención que desea ser la presidenta «de todos» y celebró que por vez primera haya «una Cámara plenamente democrática y plural». Uno de los primeros en felicitar a Quiroga fue el lendakari en funciones, Juan José Ibarretxe, y después lo hicieron el presidente del PP vasco, Antonio Basagoiti y López. Críticas nacionalistas Al terminar la sesión, los nacionalistas, que brillaron por su ausencia en la tribuna de invitados a la que acudieron la portavoz del Partido Popular en el Congreso de los Diputados, Soraya Sáenz de Santamaría, y el presidente del Senado, Javier Rojo, entre otros, afilaron sus críticas. Desde el PNV Joseba Egibar acusó a PP y PSE de haber dado «el primer paso de toda una maquinaria de Estado». El socialista José Antonio Pastor defendió que la votación fue «un ejercicio de absoluta normalidad democrática». Y Basagoiti celebró que «el cambio ya está aquí» con «más libertad», ante la desaparición de la izquierda abertzale del Parlamento vasco.