Rajoy presume de la compañía de Camps en las Fallas

Rajoy presume de la compañía de Camps en las Fallas
Rajoy presume de la compañía de Camps en las Fallas

madrid- «Estoy muy bien rodeado». No dijo mucho más, pero fue bastante. Era Mariano Rajoy quien así se pronunciaba con el presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, a su lado, mientras contemplaban juntos la penúltima «mascletá» de las fiestas josefinas. A todo correr, el líder popular abandonó el Congreso de los Diputados para hacerse la foto fallera con Camps. Tan ajustado fue de tiempo que apareció en el balcón del ayuntamiento sólo cinco minutos antes de que empezaran los fuegos. Eso sí, le sobró tiempo para exhibir sonrisas y complicidad con el político valenciano –a algunos periodistas no se les permitió acceder al balcón, lo que fue motivo de protesta. La imagen de Camps, el mismo día en que se producían nuevas filtraciones en el «caso Gürtel» contra el tesorero nacional del PP, Luis Bárcenas, es todo un símbolo de la estrategia de Rajoy frente a la evolución de la investigación abierta por el juez Baltasar Garzón. Cree que en Valencia no se va a quemar en el plano penal y que el desgaste político lo frena con la campaña contra la instrucción de Garzón. Mucha menos seguridad, en el mismo plano penal, tiene con respecto a las imputaciones en Madrid, sobre todo en lo que afecta a los tres aforados. En relación a Bárcenas, la pieza más delicada para el PP, Génova mantiene su confianza en él. De ahí que ante la información publicada en «El País», sobre los supuestos nuevos indicios en su contra, la respuesta fuese una nueva ampliación de la denuncia contra Garzón ante el CGPJ y ante el fiscal general del Estado. Además, en un escrito dirigido directamente al juez, el tesorero nacional le advierte de que debe abstenerse de seguir realizando cualquier investigación relativa a su persona, ya que su caso correspondería al Tribunal Supremo al ser aforado. Censura, asimismo, que se sigan «buscando desesperadamente» elementos de juicio contra él «para poder alimentar el prejuicio ya alcanzado». Bárcenas es tanto como la historia del PP. Lleva desde los 80 en Génova, manda de verdad, y ya lo hacía como gerente, y conoce a todo el mundo dentro del partido. Ha trabajado con Cascos, Arenas o Acebes.