Subvenciones para clínicas abortistas

La Razón
La RazónLa Razón

barcelona- La relación del Gobierno catalán con los centros privados que practican abortos en la comunidad ha sido muy positiva para estas clínicas. No sólo no encontraron irregularidades en los centros que regentaba Carlos Morín. Además, otras clínicas que no están entre las investigadas recibieron subvenciones por practicar abortos que podrían haberse llevado a cabo en la sanidad pública, como los ocasionados por malformaciones en el feto.

Tal y como aparece en un pagaré al que ha tenido acceso a LA RAZÓN, la asociación Salud y Familia, que recibe sus fondos del Departamento de Salud de la Generalitat y del Ayuntamiento de Barcelona, subvencionó con 58.624 euros en febrero de este año al Centro Médico Aragón (una clínica extrahospitalaria que realiza abortos y que tiene sede en Barcelona, Gerona y Palma de Mallorca).

Salud y Vida se presenta en su página web como una entidad privada sin ánimo de lucro cuya «finalidad es la de mejorar la salud y la calidad de vida de las familias en su conjunto y de cada uno de sus miembros, especialmente la de los más débiles».

En la memoria de 2006, esta entidad afirma haber dado cobertura a un total de 4.210 abortos, el 19, 2 por ciento de los 21.976 practicados en Cataluña, dentro del Programa de Atención a la Maternidad de Riesgo, financiado en un 85 por ciento por el Servicio Catalán de la Salud y en un 15 por ciento del Ministerio de Trabajo. Según el documento, el 59,4 por ciento de las mujeres atendidas abortaron debido a malformaciones fetales y el 18 por ciento interrumpieron su embarazo a partir de la semana 12 de gestación.